Cronicas de Villajovita    

La Web del Milano > Ceuta > Villajovita

Crónicas de Villajovita
La memoria común / Ceuta, años 60

ISBN: 84-609-8966-6
Inicio

> Crónicas de Villajovita

. Los Tres Prólogos
. La Reseña de Paco
. Textos de los discursos

. La edición
. Presentación en Ceuta
. Opiniones variadas
. Apéndice a las Crónicas

. Coico


> Villajovita

. Exposicón Fotos ViJo
. Galería de fotos ViJo
· Videos Niñ@s ViJo
. Arte y cración ViJo
. Villajovitas en el mundo

. Recuerdos/Años 60
. Citas Niñ@s ViJo
. villajovita.com

El Blog del Milano
Cuestiones personales
San Fernando
Ceuta
Pólvoras

Contactos en:

milanlomo@milan2.es
Perfil Facebook
Perfil Twitter


Pepe Zamora

Recuerdos de Pepe Zamora

El Belén Viviente
La caseta de los Pingüinos El Campamento en Río Madera
Plano de la Iglesia
Escuela

Documento en PDF


Adios a un trozo de Villajovita. Anita, esposa de Carracao. Artículo de Andrés Gómez en El Pueblo de Ceuta. Marzo/2007

AntonioYNena

Más que flechazo, arponazo...
Esta "historia de amor" comienza aquí, en la droguería Espí, en Villajovita...
Un relato de Antonio Rodriguez extraído de villajovita.com


Aquilinin

Asomado al monte Canca...
Y ese niño, asomado al balcón del Monte Canca, nunca olvidará y seguirá amando el recuerdo de quien fue su primer amor y el lamento de un te quiero que de su boca jamás salió.
Un relato de Aquilino Melgar extraído de villajovita.com


Covadonga Señor. Foro, 5 Oct 2006

...yo no vivía en ceuta por aquel entonces, pero sí que iba de vacaciones a casa de mis abuelos, mis tíos y primos. Casi toda mi familia estaba allí. Ppor eso tengo imborrables y maravillosos recuerdos de Villajovita. Recuerdo que no había farolas en las calles, con lo cual se podian ver las estrellas perfectamente y mi abuelo me enseñaba por donde iba el sputnik que se movia en el cielo. ¿Alguien se acuerda del sputnik?

Tambien era para mí otra aventura estar todo el dia en la calle, y hasta muy tarde. Era divertidisimo porque mi prima Agusti sacaba un tocadiscos que funcionaba con pilas y nos poníamos en las aceras cerca de su casa. Olía a flores, especialmente a unas que eran como campanas alargadas de color blanco... mmmmm! que bien me sentía. Por supuesto, no habia rejas en las ventanas y recuerdo a una amiga de mi prima (ahora no recuerdo su nombre) que se salía por la ventana de su casa en camisón, mientras sus padres pensaban que estaba durmiendo. Y a Antonio Sedano, que vivia en la misma calle que mis abuelos, sentado en le barandilla de su azotea mirando al mar. Luego, por la mañana... a la playa, o correteando por la calle, o recortando mariquitinas y cosiendo vestiditos a las muñecas en la puerta de mi tía Mariquita (ella nos guiaba en la costura, claro) o viendo a mi abuelo bajar a la parada de la camioneta a fumarse su cigarro a escondidas, con su bastón, la boina y refunfuñando casi siempre, porque era un poco refunfuñón, ¿eh?

En fin... mis pequeñas crónicas de mi adorada Villajovita que hoy he decidido "publicar" aqui para compartirlo con vosotros.
Espero no haberos aburrido demasiado. Creo que ya estoy empezando a contar batallitas... será la edad pero que me dan la misma vida.

P.D.: hoy escribo "temprano" porque estoy en casa, relajada, con tiempo para escribir y sin nadie que me pida un calmante a las 4 de la mañana... tenía que haber estudado magisterio je,je

Mariquita: A Covadonga la recuerdo delgaducha y muy morenita. Solía venir en verano, y junto con su prima Agustinita, ponian en pié de guerra la casa de sus abuelos y de su tía Mariquita. Creo que vivía en Granada.      


AKELA: Sobre las maldades del Acosta: Se la recordé en Jimena. Leía en mi casa el pasaje de la Biblia que habla sobre Lot y sus hijas.Ya sabeis, Sara, la mujer de éste quedó convertida en estatua de sal, y Lot huyó de Sodoma o Gomorra, que ahora no me acuerdo, con ellas. Se había quedado sin mujer pera cumplir el mandato bíblico de creced y multiplicaos, echó mano de sus hijas para este menester. El Acosta hizo hincapié para que entendiera esto y lo único que pasó es que me confundió de mala manera. Su tía, Isabel, era mi maestra y en parte responsable de mi educación religiosa. Pepe, en ese momento pensaba como los curas: "Haced lo que yo digo, no lo que yo hago"

PepitaBasurco


(...EXTRAIDO DE VILLAJOVITA.COM)
El 25.09.2006 falleció Tomás Sainz Cabillas, casado con Mari Lesmes. Descanse en paz. Pesar de villajovita.com a la familia.

TomasSainzCabillas

Cada vez que leo estas noticias, un toque de triste melancolía me lleva a aquellas tardes de Septiembre, cuando ya el verano era un recuerdo y los besos se perdían en el tiempo, en cada esquina de aquellas calles, de aquel barrio y de su playa solitaria...
Descansa en paz compañero. Un emocionado abrazo a la familia
.
(Antonio Gª Herola / Foro niñ@s de Villajovita)


EL PORTÓN DE CHIRRI
(Extracto de Crónicas de Villajovita, pág. 68-69)

Sí, el portón de Chirri era un lugar emblemático. Estaba casi frente al Escalón de Mané, que era el alma del barrio. El portón tenía otros muchos usos... ¡cómo era tan fresquito en verano! En la amplia escalera nos sentábamos a leer tebeos o jugábamos al monopoly, pero sobre todo era el lugar perfecto para jugar a los pelotazos, un juego muy simple que consistía en lanzar una pelota gorila, de las que regalaban con los zapatos del mismo nombre, contra los demás. Cuanto más fuerte mejor; y si estaba bien dirigida a zonas sensibles, mejor aún. 

Las escaleras del portón eran amplias, de escalones bajitos y fáciles de subir, y una barandilla de madera jalonaba toda la subida. Pero lo divertido era subir al piso alto por fuera, es decir, apoyando la punta de los pies en el borde exterior de los escalones, con el cuerpo sobre el vacío y sujetándonos a la barandilla. Luego se bajaba deslizandonos a horcajadas sobre ella. Pero, incluso, las había osadas, como Mati Acosta, que se paseaban por el voladizo exterior para ir de un piso a otro. Sí, Mati era muy guapa –como todas sus hermanas– y rompió multitud de corazones, pero, la verdad, no debía de tener ni alma ni maneras de princesita romántica si miramos su cabeza apedreada y atendemos a las cosas que ella misma cuenta, que cuando... (pero esa es otra historia)


Diálogo entre Memín y Pepito Acosta:

GULLERMO: Yo ando buscando a un chaval de Villajovita llamado Pepito Acosta, para ajustarle unas cuentas que tengo pendientes con él dedse que un buen día me agarró por allí mismo y me hizo bailar el sambito alrededor de la mesa de ping-pong del salón parroquial, ante las risas del respetable que miraba a este títere que lo cuenta y al titiritero detrás desternillándose de risa. El Pepe Acosta que vosotros mencionais lo referís como un pacífico y paciente recolector de setas, que de ninguna manera puede tratarse del famoso Pepito Acosta que yo busco.
Pepe, si eres tú quítate la máscara y sal del bosque! Aquí te espero!

PepitoAcosta
El luciferino Pepito Acosta

ACOSTA: No me acuerdo del hecho que relata ni creo que fuese capaz (en aquella época era todo dulzura y amor ) de agarrarte por tus atributos pero si así fué te tuviste que sentir muy orgulloso ya que si no te los arranqué es porque los tenías muy bien puestos. Yo soy el que está aún traumatizado por las terribles palizas que me dabas al ajedrez aunque más jodíamos a Fernández, Posse y compañía. Me alegro mucho que te acuerdes de mí, yo he preguntado varias veces a los villajovenses y sabía de tus andaduras.
Un abrazo muy fuerte y ojala se pudiera repetir el hecho ¡Buena señal sería!


FinaNavas
La escuela de la señorita Fina
(Dª Josefina Navas)
Un relato de Amador Guzmán

Un colegio para niños más mayorcitos, tipo bachillerato, era el que tenía en su casa la señorita Fina (Dª Josefina Navas), hija del guardia jurado de la barriada y que vivía enfrente de Nono, Chirri y Bernabé.
Sus enseñanzas eran fáciles de entender y si no, pues a prolongar la clase. Desde luego, de su casa no se iba uno sin aprender o comprender la lección. Además, tenía un peculiar modo de recompensarnos: quién cumplía bien la tarea podía escuchar la radio, pues ponían en Radio Sevilla "Las aventuras del Zorro", pero no el enmascarado vestido de negro y que Antonio Banderas lo ha interpretado en el cine. No, era un cómico argentino y que se presentaba cantando algo así como:"Yo soy el Zorro, Zorro, zorrito, para mayores y pequeñitos..."
El hermano de la señorita Fina, Paco, era el que más nos animaba a que hiciéramos bien la tarea para sintonizar cuanto antes la radio. Un día dejó de dar clases y se fue a Canarias.
Una tarde de temporal de lluvia, en la que se fue la luz (caray, cuarenta y tantos años después aún pasa lo mismo) inclusive, recibimos una noticia que nos cayó (a mi sobretodo) como un mazazo: Pedro Basurco había fallecido. Yo no pude continuar y pedí permiso para irme a casa (en las Puertas del Campo). Cuando llegué, fue terrible comunicarlo en casa y esa noche no pede dormir. Se nos había ido un ÁNGEL. Hoy día la he visto algunas veces por las Puertas del Campo, pues vive en el Polígono "Virgen de Africa", con su marido Manolín, que era un tío estupendo en la barriada...


ManoloGuillen
Manolo Guillén
En agosto de 2006 se nos marchó

"Nos vemos, amigo Guzmán", dice Amador Guzmán.
En 1967, cursaba 6º bachiller en el único INEM de Ceuta y por aquello de la correlación de apellidos, el anterior a mí era Manolito Guillén. Hicimos buenas migas, los dos eramos bullitas en la clase, de tal forma que un profesor nos confundía de apellidos y, por supuesto, no le sacamos de su error... Así que hasta ayer mismo, él para mí era "Sr. Guzmán" y yo para mi querido amigo "Sr. Guillén".
Este año no lo he visto por Algeciras; por lo que me quedará para mí memoria su sonrisa, nuestro otro saludo ("Hola, sr. Funcionario") y su visita a la Casa de Ceuta en Algeciras.
Cuando vea la estela en el cielo, me parecerá que mi amigo "sr. Guzmán" vá conduciendo su camión municipal.
¡Buen viaje! (Amador Guzmán)

Acabo de saber lo de Manolo Guillén. Me parece imposible... lo veía con frecuencia y estaba superorgulloso de su hija. Manolo era de los pocos que nos veíamos y charlábamos con ilusión de una amistad y de muchas horas compartidas. En nuestra época de jovencitos casi siempre me acompañaba a casa (él o Jose), pues seguían camino de su casa y nos quedábamos en mi puerta charlando. No es un decir, era un buenazo, vaya palo. Va para él una oración y a toda su familia mi sincero pésame. En éstos momentos descansa aunque nos cueste aceptarlo. Un último ADIOS, MANOLO.


 
Inicio > Ceuta > Villajovita > Crónicas de Villajovita > Apéndice

Logo Niños Villajovita
Apéndice
a las Crónicas de Villajovita
Cronicas de Villajovita

La memoria común de aquellos niños, los que corrían por las calles del barrio en los años 60 del siglo pasado, aún no está completa. Mucho quedó en el tintero...


El pequeño inventor
Un recuerdo de Manuel Castillo Sempere

En el curso del año 62-63, yo asistía a la escuela de don Francisco Canto, en Villajovita; y allí, fue a sentarse, un día, junto a mí,  un niño extraordinario, un niño diferente, uno de aquellos niños a los que es difícil catalogarlos y ponerle una etiqueta... / Leer todo el artículo


Artículo de Carmen Mari Pendás

"...yo pasé mi infancia corriendo y jugando por las calles de mi querida Villajovita y allí, en la parroquia de San Juan de Dios, hice mi primera comunión; sí, yo era de esas niñas que, como muchos de vosotros, se pegaba en Navidades al escaparate de Casa Molina para ver qué juguetes pedía a los Reyes Magos; sí, yo disfrutaba con el cucurucho que me compraban en la Ibense o cuando me llevaban a San Amaro; sí, aprendí a nadar en la playa Benítez..." Publicado en El Pueblo de Ceuta, el 17 de Mayo de 2009 / Leer todo el artículo


Carmen Mari Pendas

La Cuesta del Loro / Pepe_Anita, Feb/2009

La Cuesta del Loro, citada en la prensa de Ceuta, se refiere a la escalera que empezaba frente al Casino y seguía como calle hasta lo de Bacalao. En esa calle vivía la señora que conocíamos como la de la cara manchá; Cecilia y Quique Rivas; los hermanos Rey Alarcón. La calle en cuestión es Leandro Fernández de Moratín, que también se conocía por El Hoyo. Allí han vivido el Lali, mis primos Viaga Cano, Llalle, Pito (José Luís), Milagros, Nieves y Roberto (que falleció adolescente)... y también Pepi Navarro y Paquito.

José Manuel Alguacil Gómez -el Batato, que fue peluquero, ádquirió la vivienda que fuera de la familia Rey-, era propietario de un loro, que repetía con gran precisión, el ¡CALLAROS! que decía el maestro Paco Canto a sus alumnos desde su colegio, en los bajos de la casa de Luis Hernández de Loma, que precisamente daba a la parte casera de la vivienda del Batato, junto al viejo pozo. El loro repetía callaros y todo lo que decía a los niños. Era, por lo que dicen, un loro muy parlanchín. Pues bien, debido a este loro de José Manuel, a esa cuestecita que accedía a las escaleras que desembocaban en la calle J, actualmente Calderón de la Barca, la denominaron: Cuesta del Loro.

Aunque tarde, espero haber saciado la curiosidad de los que se interesaron en su momento. Agradézcanselo a mi cuñado Andrés Gómez que hizo las pesquisas pertinentes.


Andrez Gomez
Andrés

PepeCarracao
Pepito


Nieves Lesmes
Carmen Mari Pendas
Pepi Navarro Pinto
Mancilla
Santi Valverde
De cómo un paquete de pipas  puede marcar nuestra vida / Los Tres Mosqueteros
Un recuerdo de Nieves Lesmes (Junio de 2008)

Tres chicas como nosotras —Nieves, Carmen Mari y Pepi—, que los domingos nos tocaba ir al cine, lo primero que gestionábamos era qué ropa nos íbamos a poner. Y desde el sábado, nuestros Tres Mosqueteros —Mancilla, Miguel y Santi—, como el que no quiere la cosa, nos preguntaban por la película pero sin decir claramente que querían venir... -Leer todo el artículo-


Declaraciones en masa
Basado en un recuerdo de Mari Nieves Lesmes

Yo sabía todos los secretos, o sea, el chico que le gustaba a cada chica. Lo sabía porque siempre he sido un confesionario para mis amigas. No hacía nada especial para ello, pero todas veníais a contarme los secretos… luego me ha dicho mi psicoanalista que eso era porque practicaba con vosotras una escucha reflexiva (¡de lo que se entera una con el tiempo!)  ... -Leer todo el artículo-


Nieves Lesmes

Por donde pasáis ahora las chicas Invisibles, pasamos otros hace un tiempo / Pepe Anita (Junio/2008)

Invisibles: Dícese de las niñas Vi.Jo. que en los años 60 del siglo XX tenían diez cuando nosotros quince.

Cuando comenzó todo esto, sentimos un montón de emociones. Sí... un montón de emociones —a partir del primer encuentro en San Fernando, y luego otros más multitudinarios en Jimena, en Ceuta…—, sentimos las mismas emociones que estáis siento vosotras ahora. Para todos fue un cúmulo de recuerdos muy entrañables, que hacía que el tiempo que estábamos juntos nos pareciese muy fugaz, y que parte de él lo dedicásemos a pensar cuando íbamos a celebrar el próximo encuentro.

Por lo tanto os comprendo perfectamente. Todos formábamos parte de ese paisaje de Villajovita. En la foto estática que tengo ahora en la cabeza aparecen los niños y niñas con las velas de mocos asomándoles; una Sra. o Sr. que mira desde la ventana a través de los visillos; una reunión de gente sentada al fresco, en la acera de cualquier puerta; un grupo de niños que juegan a rescate, y otro de niñas que salta a la comba. En la calle paralela, sentado a coro, hay otro grupo que juegan al ton pirulero, y se oye la voz del maestro que dice: al amo de esta prenda que se le dará...

En todos esos lugares, también en la playa (de Benítez o Basurco, o cuando íbamos de gira a Calamocarro), en el casino, en la Iglesia, en el Llano de Pedro Lamata, estábamos todos y cada uno de nosotros. También estaban todas nuestras madres, aquellas que cuando caía la noche nos llamaban, haciéndonos saber que la cena nos esperaba y que era hora de recogida. Las calles eran una parte más de nuestro hogar, sobre todo de los que los teníamos más humildes, pero no exclusivamente porque todo era de todos, lo compartíamos todo.

Bueno, todo no, la chica o el chico que nos hacía vibrar lo queríamos en exclusividad… y casi siempre nos conformábamos sólo con verlos. Y para ello esperábamos pacientemente, en muchos casos, sentados en el escalón del "Mané".

Esto es lo que acabo de ver desde el lugar en el que ahora estoy sentado. Seguramente la foto será otra cuando me mueva. Pero lo más importante es que todos hemos visto todas las fotos, los mayores y los jovencitos.

Mi beso más cariñoso par todas las invisibles.

Pepe Carracao

CarracaoDramatis


Respuesta de Carmen Mari (una de las invisibles)

No creo que te acuerdes de esto que te voy a contar. Ocurrió un día de mil novecientos sesenta y ocho o sesenta y nueve, y nos dejaste bien claro, a mis amigas Nieves, Pepi, Reme y a mí, quiénes erais los dominantes del barrio. ¡Vamos, que tener cuatro o cinco años más era un grado… o dos!

Fue en la parada de la Placilla, íbamos a coger el autobús, en mogollón, como siempre. Y cuando íbamos a entrar nosotras (ahora denominadas las invisibles), llegasteis varios de vosotros y con la habilidad que os podéis imaginar, os subisteis al autobús pasando por delante de nosotras, y allí nos quedamos... mirando cómo tú desde arriba te diste una manotá en la nuca y sacaste la lengua; luego te tiraste de la oreja derecha, y la lengua pa la derecha; luego de la oreja izquierda, y la lengua pa la izquierda; finalmente, con un tironcito de la carne del cuello, la lengua pa dentro.

Y eso ocurrió en los pocos segundos que tardaba la puerta del autobús en desplegarse para cerrar. Y a lo mejor hasta llevábamos en las manos el tarrito con los renacuajos del arroyo Bacalao de los que hablé el otro día... Bueno, al final pudimos entrar también nosotras. Y hasta hubo sitio, como siempre, para que luego en la parada del Mixto o del Sardinero subiera Lesmes, el cobrador, a poner un poco de orden.

CarmenmariPendas

Carmen Mari Pendas


Carmen Mari

Me acuerdo de una panadería que había en la calle Genaro Lucas, casi frente del comienzo de mi calle, Ruiz de Alarcón, donde mi madre me mandaba a comprar las molletas y los perritos y que el hijo se llamaba Ceferino. No se me olvida el nombre. Y de la lechería de "Paca la de la leche" que estaba al lado de la farmacia de Juste. Siempre estaban con mucho trajín de cambios de leche de un recipiente a otro.¡ Y todo el suelo encharcado de una mezcla de leche y agua...!

Pero mis recuerdos más nostálgicos son para Virginia y Manolo y para la droguería de Espí, debajo de mi casa, donde a cada momento entrábamos a comprar. A mano derecha, en el mostrador estaba esa bola de cristal y dentro, de llamativos colores rojo, verde, amarillo...las bolsitas de champú, en plástico duro y trasparente que había que cortar la puntita con las tijeras...de fresa, de huevo...¡Y los mixtos cachondos, por supuesto! Conocíamos todos los sitios de las paredes que más raspaban para encender aquellas tiras de mixtos que con tanto cuidado contaban los que nos tenían que dar por el dinero que llevábamos.

CarmenmariPendas

Riquelme

Yo conocía muy bien al Sr. Espí. Vivía casi al lado de la droguería.En vacaciones le ayudaba a poner rótulos en las estanterías y en algunos productos. Tenía un gato precioso, antes no lo sabía pero ahora creo que era de los bosques de Noruega, gato enorme, bien alimentado, casi siempre estaba en un sitio que tenía escogido sobre el mostrador. Un día entraron unos soldados del cuartel de al lado (donde yo hice la mili más tarde) y al verlo dijeron:"¡Este gato, con arroz, sería una delicia!" Espí casi los fulminó con la mirada. Pero, casualidades de la vida, el gato desapareció a los pocos días y nunca más volvimos a saber de él. Ya os podéis imaginar al Sr. Espí como estaba de genio. Cada vez que iban soldados a comprar a la droguería los miraba con ojos penetrantes, para ver si podía reconocer a los que hicieron el comentario sobre el gato. Pero con aquellos soldados pasó como con el gato, nunca más volvieron a aparecer. ¿Qué fue del gato?. Misterio



Milan

Me contó Carlos Sanz de Galdeano, alias "el molécula", que una vez estaba comprando cosas para su madre en la droguería; y andaba por el mostrador, entre los clientes, un gato mansurrón, de esos que se restriegan contra las personas y cierran los ojos y ronronean... tan a gusto estaba el gato que no se dio cuenta que "el molécula" destapó la botellita de amoniaco y se la puso debajo de la naríz...

...cuenta el malvado y empollón niño que el gato dió un salto que llegó al techo y el maullido fue tal que aterrorizó al vecindario...

¡Con lo prudentito que parecía el molécula!


Milan

Carlos Sanz de Galdeano


Carri

Creo que te equivocas, Paca "la de la leche" tenía la lechería en su propia casa, frente a la carnicería de Ponce, en la C/. Genaro Lucas, una casa más arriba vivió Cecilia. Digo esto porque a ella y a su marido, le unían mucha amistad con mis padres. El recuerdo de Manolo y Virgina es también para mí, entrañable. Ya recogimos hace tiempo, testimonio de Juan A. Palacios, quien fuera Alcalde de Algeciras, hace unos años, ahijado de ellos.


Pepe Carracao

Carmen Mari

Sí, llevas razón. Allí donde dices también recuerdo una lechería en su casa. Nosotras (Chari, MªCarmen Lara,...) estábamos mucho por allí, en casa de los abuelos, Pepe Lara y Rosario, que vivían en frente. La de abajo sería de otra...y mucho antes.


CarmenmariPendas

Peppi Navarro

Recuerdo no sólo la drogueria algo oscura, sobre todo cómo ólia, era una mezcla de colores y olores. Recuedo un cartel con una niña con muchas cintas de colores, era algun tinte y el del borreguito ...lo que mas gracia me ha hecho es lo del champu del huevo. Luego nuestras madres nos enjuagaban el pelo con un chorrito de vinagre en el agua o manzanilla segun el color del pelo. En la peluqueria de Cuchi y Beli he pasado muchas horas viendo cómo lavaban y peinaban a las vecinas era estupendo oir las conversaciones de novios... cotilleos de amigas. Vecinos historias al fin yal cabo de Villa JOvita. Un asiduo al escalón de la pelu era Belin. Ahora vive en Madrid y tiene una clinica ginecologica que aparece en nuestra pagina.


Pepi Navarro Pinto

MAR

Carmen Mari, me parece que el Ceferino del que hablas es otro. Vivía, efectivamente en la calle Genaro Lucas justo enfrente del principio de tu calle, pero su padre era taxista o tenía taxis ( familia de los Berlangas de enfrente del restaurante Fernando). Ceferino es militar. Fue a la Academia de Zaragoza y si no está en la reserva debe ser al menos Tcol. Lo conocía bien porque es de mi edad y estabamos juntos en el grupo de scout. Creo que por parte de su madre es familia de mi primo Juan Luis ¿ Es asi o no Juan Luis? El de la panadería que tu dices debe ser Juanito, también de mie edad. Su padre creo que era Manolo y estos vivían dos casas al lado de mi padrino Alfonso el Guardia.

MAR

Carmen Mari

Ah! Yo pensaba que era hijo porque lo recuerdo siempre por allí, que le decíamos "el Cefe". De la lechería hace muchísimo tiempo también, cuando yo era muy pequeña, a lo mejor no se llamaba así. A ver si alguien de los que vivían por allí se acuerdan...


CarmenmariPendas

El alijo de tabaco americano / (Artículo en el Blog del Milano)

Al otro lado del arroyo de Fez crecían chumberas hasta el mismo borde de la cuesta de Varela. Y más allá del asfalto se ascendía al Monte Canca, que ya sólo era un descampado, pelado y terroso… que una vez amaneció con unas familias de gitanos itinerantes que lo habían transformado en su campamento temporal. Todos los niños íbamos allí llenos de curiosidad para ver tan exótico espectáculo. Y recuerdo que nos echaban de mala manera a la hora de comer porque los hombres se sentían violentados en su intimidad…

Avatar de Milano
Villajovita
Villajovita, un barrio de Ceuta. Al fondo la playa Benítez. En plano medio el
Monte Canca reconvertido en una explanada; la cuesta de Varela y chumberas
del arroyo de Fez. Susana salta la comba e Isa Mary bate la cuerda al final de la
calle Góngora. Año del Señor de 1965

Por entonces nadie sabía que los moros habían llamado a ese regato de agua Arroyo de Fez (donde aún quedaban tortugas, ranas, sapos y culebras), para nosotros era el arroyo de Bacalao porque Bacalao tenía su casa justo donde el arroyo se encauzaba en un túnel angosto que desembocaba en la playa de Basurco, cien o doscientos metros más abajo. Ese túnel era lugar propicio para pecar contra el sexto mandamiento de la Ley de Dios… y tampoco estaba lejos de la iglesia para confesar inmediatamente el tremendo pecado al padre Béjar … ¡si es que uno sentía la culpabilidad del pecado, que de todo había!

Esteban, el de la huerta, que era hermano de Antoñita y Cristóbal —también llamado Tobalo, Cibolo o Cibolilla— solía recolectar higos-chumbos entre el arroyo Bacalao y la cuesta de Varela; y eran unos frutos espléndidos. Los había de pulpa blanca, amarilla, naranja y morada. Los morados eran los más escasos y los más apreciados. El tío los pelaba con una navaja de cachas negras y punta inversa, y parecía inmune a los pinchos…

Recuerdo que un día amaneció el barrio alborotado porque unos contrabandistas habían abandonado un enorme alijo de tabaco rubio americano entre esas chumberas. Y, claro, los más madrugadores se habían jartao de pillar tabaco… hasta que llegaron los guardias civiles y pusieron un poco de orden.

Esteban, el de la huerta, estuvo fumando Chesterfields durante años…


MATEO

Buen recuerdo. En ese famoso monte a la noche siguiente del tabaco nos desplazamos la pandilla de los primos Navarro Marfil y Pepe Mora, Juanito Carrasco, Morant y un servidor, no recuerdo si algún mocoso más pero nos topamos con un coche en medio del descampado haciendo señas con las luces hacia el mar desde donde le contestaban pero no veíamos el barco, la patera o lo que fuese. Estábamos medio asustados pero nos asustamos del todo cuando salió un hombre del coche y empezó a tirarnos piedras para que nos alejásemos. No recuerdo bien si eran piedras, tiros, flechas, lanzas o misiles porque no nos paramos a comprobarlo. Éramos más rápidos que todo eso. Sí, buen recuerdo


Mateo Porto

Mariquita

Yo si recuerdo las bodas morunas, las había visto bajando la cuesta de Varela y en Hadú.

En el arroyo de bacalao (era así cómo lo llamaba) había unas anguilas -que no angulas- de tamaño kilométrico, que me daban tanto miedo cómo asco.


Mariquita

ROSI:

Recuerdo perfectamente cuando los cíngaros acamparon en el Monte Canca. Fui una de las pocas niñas que se atrevió a ir con una patulea de niños (entre ellos mi primo Nono) Mi madre me lo prohibió totalmente, pero la curiosidad me podía. Me llamó muchísimo la atención los carros y las ropas de las mujeres… eran tan distintas.

Rosi Sentis

Un recuerdo de Esteban, el cebolla
Mariquita

Una noche de verano, a mitad de los años 60, unas cuantas niñas estábamos encaramadas al "palo" que separaba la casa de los Lorente de la huerta. Plácido —el padre de Emilita y Amparito—, vara en ristre, no nos perdía de vista por si se nos ocurría entrar en su huerto, que estaba lleno de uvas y albaricoques dispuestos para la más osada. Entonces apareció por allí Esteban el "cebolla".

Mariquita Villajovita
La conversación que teníamos era sobre bailes. Él metió baza y nos preguntó si habíamos escuchado “el rock del reloj” y si lo sabíamos bailar. Esta canción no nos debió sonar para nada porque a continuación nos hizo una demostración, y al grito de (escribo tal cómo nos sonó) "Hapypore, hapypore, hapypore alon de twist" empezó a contorsionarse de tal manera, que los brazos le iban por un lado, las piernas por otro y la cabeza ni os cuento. Yo juraría que puso los ojos en blanco, talmente cómo la niña del exorcista. Acabó derrotao y es que era para verlo... con esas piernas y esos brazos, tan canijo.

De rock no aprendimos nada pero acabamos tiradas de la risa que nos provocó semejante danza.

En 2005, cuando volví de nuevo a nuestra tierra coincidimos Meli, la Peñita y yo con las del club ye-ye: Maribel Lorente, Antoñita Medina, Carmen Mari Mancilla y Luli en el poblado marinero y entre risas, trago y demás, saqué a relucir el grito de guerra de la dichosa canción del cebolla (no recordábamos más letra) y las niñas cantaron al unísono. Todas nos acordábamos de aquella noche de verano del sesenta y tantos.

Reflexiones y recuerdos de Carmen Mari Pendás / foro Niñ@s ViJo 1 Jun 2008

CARMEN MARI: Nuestro barrio era tranquilo, pero si nos paramos a recordar y nos imaginamos que lo vemos desde arriba, dominando todas sus calles, lo que por ellas corría era alegría, mucha alegría; y filas, filas por todas las calles y cantando, la mayoría de las veces "a grito pelao".

Casi todas las mañanas bajaban por Benito Feijoo, pasando por delante de la Colonia y La Placilla, filas de soldados que iban de maniobras. Cantando, claro. Casi todos sabemos lo de "Soy el novio de la muerte..." y otras más.

Tampoco olvidamos los Rosarios de la Aurora. Respetuosa fila. Cantando, claro. En esta fila eran las madres las que se lucían. De vez en cuando sacaba alguna de ellas una voz casi celestial que todos admirábamos.

Cuando venían los misioneros éramos los niños los que, en fila como siempre, íbamos en misión por las calles y llegábamos hasta La Puntilla. Cantando, claro. Esta vez sí que a grito pelao:

Carmen Mari Pendas

CarmenmariPendas

Un dos, a la misión.
Un dos tres, que vaya usted.
Un dos tres cuatro,
que no quede en casa na más que el gato.

Por cualquier calle había filas de niños jugando. Para jugar a saltar la pelota después de dar en la pared, para saltar a la cuerda, para todo filas. Cantando, claro. Saltando a la cuerda con canciones tan profundas como:

Te has equivocado, Juan Manuel...
Con Eurovisión no hay que jugar...
La culpa fue tuya, por querer cantar...
el La, la, la en catalán

O este homenaje a nuestro querido chicle al saltar los dubles

Que una, dos y tres...
El chicle...
BAZOOKA ...
se estira...
se explota...

¡Todo nuestro barrio lleno de filas y algarabía! Hasta las hormigas seguían tranquilamente sus filas por el borde de las aceras hasta sus hormigueros, que, una de nuestras diversiones era despistarlas poniendo un palito en ángulo con la acera para que la hormiga cogiera por el camino del palito y se saliera de la fila... (éstas no sé si cantaban, claro) Sí veíamos que se ponían muy nerviosas, buscando sus filas.

Y aquí mi reflexión sobre esto: Yo no creo que tuviéramos ningún trauma filero. Al revés, fijaos en el estrés de la hormiga que se despistaba. Sólo un grupo de seres llenaba las calles así, a lo bruto, en tropel: ¡¡las cabras!! Aparecían de pronto con un alboroto enorme de cencerros y sonidos (y olores) y ¡no iban en fila!

Sin embargo, siempre se ha dicho eso de "estar más loco que una cabra"... Aunque estas sí cantaban: ¡Beeeee, beeeee!, claro.


Peppi Navarro Pinto: Me ha gustado mucho tu relato... lo de las hormigas, genial y eso que éramos mociquillas. ¡Qué risa!, lo de las filas es un continuo en nuestras vidas; desde el cole de las hermanas Isabelita y Remedios, con los babis y el lazo rojo o azul -según el curso-, también cantábamos con la camisa nueva. Luego el instituto: más filas, siempre mirando las ventanas de arriba para ver si se asomaba el niño que nos gustaba... fila de nuevo en el autobús, fila para el cine... comiendo pipas antes de la sesión. Fila para comulgar... y casi fila para bailar porque nos vigilábamos unos a otros no sea que NO pusiésemos los codos firmes... ¡Que tiempos! ...necesitamos una treintena para ponernos al día.

Pepi Navarro Pinto

Loli, la niña del Parque Móvil: Pero, ¿os dais cuenta que todo eso lo hemos recuperado gracias a lo que tenemos ahora? Yo creo que si no existiéramos como "Niños de Villa Jovita" no nos hubiéramos dado cuenta de la mayoría de las cosas vividas en esa época. Estarían ahí, formando parte de nosotros, pero sin ser conscientes de lo privilegiado que fuimos. Es ahora, detallando, hilando unos recuerdos con otros, unas historias con otras hasta hacerlas una sola, cuando vemos con claridad que la década de los sesenta la creamos nosotros entre las Merínidas y el Fez.

Bersos llenos de nostalgia en esta tarde de domingo, pero sin un ápice de tristeza.

Loli Lara

Rosi Sentís: Que gusto queridas amigas, parece que estemos juntas tomando un café y recordando nuestra niñez, con alegría por los momentos que hemos vividos juntas, y cada una los suyos en particular que sin ningún esfuerzo se engarzan unos con otros formando una historia común. Historia vivida y disfrutada como esta tarde disfrutamos recordándolas y volviéndonos a sentir de alguna forma aquellas niñas que correteaban por nuestro barrio.

Rosi Sentis

Peppi Navarro Pinto: Claro que me doy cuenta de lo importante que es este foro... esta iniciativa ha hecho que me encuentre con mis recuerdos y no sólo eso ha hecho que vuelva a contactar con amig@s de entonces. Es curioso cómo se vuelve a revivir todo exactamente, las voces, los colores, las risas... hoy le recordaba a Carmen Mary el color del conjunto que llevaba en la foto. Ella a su vez me describáa momentos divertidísimos... Es estupendo.

Pepi Navarro Pinto

Maribel: ¿Y de las bodas moras que bajaban por la cuesta de Varela? ...ellas montadas en burro y con esa musiquita tan repetida. También iban en fila y además, lo veíamos tan normal, nadie se metía con ellos. Es verdad Rosi, que parece que estemos alrededor de un café, que es lo mismo que hacemos cuando nos vemos cara a cara...

Maribel Melgar

Feni Carracao

Yo merezco una de las VPO de Villajovita

Un relato - súplica de Maribel, hija de Andrés y Feni,
para el Faro de Ceuta
Enero de 2008
Enlace a la noticia

Andrez Gomez

El pasado sábado subí la cuesta de Villajovita para poder contemplar (desde fuera, claro), las Viviendas de Protección Oficial que están casi terminadas para ser sorteadas, en breve, entre los jóvenes de hasta 35 años, que tengan unos determinados ingresos, y otra serie de requisitos varios. Por pura curiosidad (ya que ni siquiera sabemos si podremos optar a ellas, por no cumplir los ya mencionados requisitos), mi pareja y yo quisimos “echar un vistazo”. Por cierto, he de decir que aplaudo la elección de los exteriores. Colores y formas completan un conjunto encantador.
 
Hacía tiempo que no paseaba por Villajovita. La última vez que lo hice, si mal no recuerdo, fue para votar en las elecciones autonómicas al I.E.S. Almina (aunque ya no vivo “dentro de” Villajovita, me corresponde la zona). Y regresé a casa con lágrimas en los ojos. Demasiados recuerdos. Pude ver cómo la “casita” de Calderón de la Barca que en otro tiempo había pertenecido a mis abuelos, vivido mi madre y sus tres hermanos, y criado mis hermanos, primos y yo, estaba casi destruida para rehabilitarla. No pude dejar de pensar en mi recientemente fallecida abuela.

Pero no son solo tristes los recuerdos que me reporta Villajovita, todo lo contrario.

“Nací” en Lope de Vega, y por allí correteé toda mi niñez. Las Viviendas de Protección Oficial están construidas sobre el Colegio donde comencé mi andadura escolar, el Colegio Público Ramón Mª del Valle Inclán. Mis dos cursos de Parvulario, y 3º, 4º y 5º de la E.G.B. transcurrieron en esos terrenos.

La que era nuestra casa en Lope de Vega se encuentra ahora justo enfrente de la puerta de entrada al nuevo edificio, otrora grandes ventanales del aula de Parvulario del colegio, por los que mi madre me “filtraba” en clase y me dejaba en brazos de la Señorita Puri, porque ya habían cerrado la verja de entrada al Colegio, y yo, perezosa, me había quedado dormida. También recuerdo a Don José en 3º, pero sobre todo, a la Señorita Paqui, que se incorporó ese mismo curso, y fue mi MAESTRA hasta 5º de E.G.B. Me hacía sentir la niña más especial del mundo, y yo se lo agradecía con enormes Sobresalientes.

Esas viviendas son mi Colegio. Allí Carlos me defendió de un niño que me molestaba, allí pintábamos árboles en las paredes, allí me hice pipí un día en clase, allí mi madre me llevaba zumos de naranja en el recreo, allí teníamos un “cuarto de los ratones” y tantas otras cosas…

Esa calle es mi niñez, en esa barriada están mis raíces.

Esas cuestas me han visto corretear en bici y en patinete, caerme y volver a caerme (sino que le pregunten a las cicatrices de mis rodillas). Las Murallas Meriníes me han visto ir de “expedición campestre”, cuando ni siquiera sabía el valor que tenían esos “trozos de piedra”.

Las veladas nocturnas en verano, cuando podías dejar tranquilamente la puerta de tu casa abierta de par en par; las Cabalgatas de los Reyes Magos, yo subida a una carroza vestida de pastorcita; los Carnavales en el “Casino”, con disfraces cuya originalidad hacía que mi familia se llevara casi todos los premios, puedo presumir que, sin “enchufe”; los paseos en la vespa de mi tío Alfredo por el “campillo”… Todo eso, y mucho más, es para mí Villajovita.

Yo merezco vivir en el lugar que ocupaba el Colegio donde tanto aprendí, en la calle donde me crié, y en la barriada donde pasé los años más felices de mi vida.

M.G.C.


La Navidad de Pepe Riquelme: el espíritu de Villajovita

Me asomo por el foro para felicitar a todos en estas Navidades y desear que el espíritu de Villajovita no desaparezca. Mis recuerdos más lejanos de Villajovita comienzan cuando, con cinco años me escapé del colegio junto con Paco Vega - doña Victoria era la maestra-. ¡La que se lió!.

Después recuerdo al lechero, que vendía la leche con sus cabras por las calles, los pescadores que vendían unos riquísimos chanquetes, que llevaban en cubos, a Fátima, que vendía huevos por el barrio y tenía clientes fijos por el barrio, la pequeña tienda de hortalizas de Ricardo, en la calle I...

Pero uno de los recuerdos más intensos son los de Navidad. Las vecinas se ayudaban unas a otras a hacer los dulces navideños y los niños íbamos probando las especialidades de cada una: pestiños, borrachuelos, rosquillas con matalauva, otras bañadas en miel, y tantas y tantas especialidades. Mi madre hacía cabello de ángel y escarchaba la cascara de las cidras, otra vecina hacía unos deliciosos dulces rellenos de boniato y... bueno, sería cosa de no acabar.

Yo creo que aquí empezó a meterse en mi interior el espíritu de Villajovita. Veía a las vecinas ayudàndose unas a otras, compartiendo todo lo que hacían, ofreciendo todo. Después nuestros padres se visitaban, de casa en casa, probando lo que habían hecho nuestras madres. Era como si todos fueran familia. Y ese espiritu, ese estilo de convivencia se trasladaba a todo. Recuerdo el día que me puse enfermo a las tres de la mañana y rápidamente los vecinos localizaron al médico y lo trajeron a casa,y como mi madre iba a hacerle la comida a otra vecina que estaba enferma. Y todo era así. Ese espíritu ya no lo he vuelto a encontrar desde que salí de allí. Pero me alegra ver que sigue existiendo. El foro, las páginas sobre Villajovita, los encuentros...

Como dice Maribel, es bonito sentirse rodeado de una gran familia, y todo el foro lo es. Por eso, imitando la conocida frase de la tan conocida película, que el espíritu de Villajovita os acompañe en estas Navidades y siempre.


GRANIZADAS Y PLAGAS
Dialogo entresacado del foro Niñ@s Vi.Jo. 21 Nov 2007


CARRACAO: Es verdad que la cosa está muy flojita. Para sacar de las madrigueras a los conejos hay que enseñarles las zanahorias. Aquí las zanahorias, suelen ser acontecimientos que provocan nuestras reflexiones. Seguramente que ante la ausencia de acontecimientos la gente está algo más relajada. Seguramente también por algo de agotamiento. Lo importante es que mantengamos encendida esta llama y que tod@s sepamos que este es un lugar a donde podemos acudir para enviar cualquier tipo de mensaje, solicitar ayuda, convocarnos a algún lugar donde se nos invite a un café o lo invitemos, o simplemente decir lo que a cada cual le parezca.  

RIQUELME: Para animar un poco las cosas, ¿quién se acuerda del día que llovieron ranas en Villajovita? No es cuento. La mayoría de los habituales del foro no habíais nacido. Yo me acuerdo como si fuera ahora mismo.  

MILAN: Cuenta. Soy todo oídos... y te aviso que quedará recogido para cuando sea menester. Esas historias no se pueden perder, forman parte de la memoria común...

RIQUELME: Estuvo una semana lloviendo casi sin parar. Un día llovió con más intensidad y con fuerte viento. Cuando dejó de llover y todos los niños salimos a nadar barquitos de papel en los regatillos, y meter los pies en los charcos, la calle esta llena de pequeñas ranitas. Posiblemente un pequeño tornado las sacó de algún embalse. Yo tendría siete u ocho años. También recuerdo la plaga de langostas. Con esta sí que lo pasamos bien…

CARRACAO: Lo de las ranas no sé si es que lo oí en algún momento o tengo un recuerdo vago. Igual me pasa con lo de la plaga de las langostas.
Sí me acuerdo de la primera vez que cayó una gran granizada pudo ser en 1957 o 1958. En mi puerta hicimos un muñeco de nieve, lo recuerdo perfectamente; le hicimos una fotografía con una cámara que nos dejaron mis tíos, los que vinieron de EEUU, pero no salió. Luego entre 1962 y 1964 volvió a granizar de forma también muy llamativa.

AQUILINO: De momento va una de Amador Guzmán de la granizada. Dice Amador:

"Los únicos restos que demuestran que granizó en Villajovita el 20 de enero de 1957. Esta casa está en la carretera de servicios de JOP, de dos pisos de altura. Guillermo la identifica como "la que estuvo viviendo Dionsio García". En la foto, Amador y familia.

ROSI SENTÍS
: Me acuerdo perfectamente de esa granizada, mi hermana y yo estábamos en el colegio de la parroquia y mi madre fue corriendo a recogernos, literalmente al galope. Mi madre llevó a mi hermana en brazos y el padre Almandoz a mí a cuestas. Los recuerdo a los dos corriendo por la cuesta como descosidos. Después disfrutamos jugando con los granizos en el patio de mi abuela.

JUAN LUIS: Yo recuerdo una granizada de 1965, y en Villajovita fue donde más granizo había. Para cruzar de Villajovita a Pedro La Mata, por la escalerilla donde vivían los hermanos Cordero, casi no se podía pasar. Y viviendo yo en la Playa Benítez, a tan sólo dos kilómetros, no cayó tanta granizada como en Villajovita.

RIQUELME: Lo de las langostas… -¡si hubieran sido de mar!- fue un día de bastante calor. Al levantarnos por la mañana la calle estaba llena fueron llegando más. Llenábamos cajas con los bichos, después nos reuníamos en la casa de alguno de nosotros y cada uno sacaba la langosta más grande de su caja y las soltábamos para ver cual saltaba más. Te puedes imaginar a las madres con las langostas dentro de casa... ¡a recoger tocaba y salir corriendo! Con las que había en la calle ya era bastantes. Supongo, aseguraría, que venían de Marruecos y, sin fuerzas para cruzar el Estrecho, se quedaron en Villajovita (les gustó el barrio)

AQUILI: Esta foto es de Pepe Martínez Riquelme. La foto, según nos dice es del Pasaje Bentolila. Y yo tengo una duda. ¿No es Leandro Fdez. de Moratin?

Granizada3
Pasaje Bentolila, Villajovita-Ceuta. Granizada de 1957. Foto de José Jiménez Riquelme
http://personal.auna.com/imelgar/images/granizada3.jpg

ROSI SENTÍS: En las dos puertas que se ven al frente en la derecha vivía Mari Emi, nieta de Mateo “el chirimoya”; y en la de la izda. Pilarín, la peluquera, antes de poner la peluquería e irse a la calle Lope de Vega

REVOLTOSA: (Responde a Aquilinín) No niño, esta calle es el Pasaje Bentolila, observa el muro de la derecha. En la transversal, vivieron los hermanos Dieguito y… (Diego trabajó en la Caja de Ahorros de Ceuta) ¡joder, ahora he olvidado el nombre del otro! [era Rafa] Recuerdo a su padre perfectamente, también a su madre, creo que eran familia de Antonio, el de la tienda, y también de Félix, el practicante, que después vivió en la calle Lope de Vega. En este Pasaje, entre otros, vivieron: el propio José Martínez Riquelme, la bondad personificada, los hermanos Becerra (Juan, Alfonso, Pepe)... En la paralela, Pasaje Trujillo, vivieron Antonio Trujillo, hermanos Vázquez (Juanma, Dionisio y dos más pequeñitos), Paquito Galindo, los hermanos Mora Marfil (Maruja, Chorly, Manolo y el "Lele")...

ROSI SENTÍS: El hermano de Dieguito se llamaba Rafael, era maestro; nos dio clase entre otros a Yaye, Paco Díaz Rosa, a mi hermana, a mi primo Nono y a mí. ¡Ah! Félix nunca vivió en la calle Lope de Vega.

MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ (MAR): Eso es el Pasaje Bentolila puro y genuino. Los escalones dobles en la bajada de la calle son únicos. Por ahí he pasado mucho tiempo de pequeño. Han vivido familiares míos como los Jiménez Pino (Miguel, Enrique y Antonio) primos de mi madre; su padre Juan Jiménez y dos tías de mi madre: Remedios Jiménez con su marido, Emeterio Arcauz, y Carmela Jiménez, viuda con sus hijos Miguel, Antoñita y Mª Carmen Blanco Jiménez. Primos también de Juan Luis, como es lógico. En esa época, yo era muy pequeño y además el único sobrino-nieto, por lo que mi madre de veintipocos años tenía cantidad de niñer@s entre su familia, que me paseaban y me llevaban de visita a sus casas. Y como os digo uno de los lugares mas frecuentados fue el Pasaje Bentolila. De mayor la cosa siguió igual, me refiero a lo de frecuentar dicha calle claro está, pues allí vivía mi amigo José Joaquín Pérez Gomero, y en su casa pasábamos largos y agradables ratos jugando con su gran colección de indios y vaqueros.

RIQUELME: Que no se te ocurriera decir delante de Juan, el padre de los Jiménez Pino, culebra o serpiente! ¿Te acuerdas de eso?

MAR: Me acuerdo de mi tío Juan, pero cuando él murió yo no tenía más de diez años. Lo de culebra o serpiente me lo puedo imaginar. El "repelús" que se siente ante la sola mención de la palabra es algo extendido en todos los del mismo apellido. Juan Luis Jiménez te lo puede corroborar.

MANOLITO SEÑOR: (Para Aquilino) Así que tu bajabas a la playa por el barranco; pues ya somos dos. ¿Te acuerdas, bajando el barranco, el tronco de eucalipto que teníamos que bordear, y nos agarrábamos a las raíces para frenar la bajada? En cuanto a la granizada, tengo que decir que recuerdo dos, la primera en nuestra calle en la que pudimos hacer un muñeco de granizo, nunca vi granizada tan grande. La segunda fue años posteriores pero no muchos, estaba jugando con unos amigos en el monte Canca y escuchamos el ruido de los granizos caer sobre el techo de la escuela que hay junto al campo de futbol [escuela de maestría], que no me sale el nombre joder, salimos pitando a resguardarnos en dirección a playa Benítez.

PepeCarracao
¡Chocolón!

En recuerdos de Pepeanita y Pepito Acosta
PepeAcosta

21 de Junio de 2007, Pepe comenta en el FORO:

"...me vino a la mente cuando jugábamos al hoyo, teníamos que colar en él, rubias (las antiguas pesetas), perras gordas o chicas, las monedas de dos reales, algunos hasta las de diez reales (2,50 ptas, para los más modernos), aunque los más lo que hacíamos era aplastar las chapas de los refrescos y ellas eran las que utilizábamos, eso sí perderlas nos daba tanto escozor como si de las rubias se trataran, porque las recogíamos en la espalda de la fábrica de Weill, entre montañas de cristales de botellas rotas y luego con mucho cuidado, martillo o piedra adecuada, a aplastarlas convenientemente, era casi un arte.

Lo de "chocolón", creo que lo utilizábamos cuando con mucho tino introducíamos (los había verdaderos especialistas, "el talega", "el pito", por señalar sólo dos)de una sola vez todas la monedas o las chpas en el agujerito (también había verdaderos especialistas en hacerlos, porque no debían tener mucho más diámetro del de las monedas o de las chapas, parea evidentemnete hacer más difícil en introducirlas). Entonces creo recordar que utilizábamos la expresión "¡toma ya! ¡menudo chocolón!". ¿Recuerda alguien, probablemente Pepito Acosta, si lo de chocolón lo utilizábamos para definir alguna otra situación?"

Le contesta Pepito Acosta, el 22 Jun:

Efectivamente "Chocolón" o romper el "joyo", consistía en introducir más de diez, normalmente monedas, de una sola vez; y se hacía desde pequeña distancia. Tanto tú como yo decidíamos tirar de una en una desde distancia lejana pues no fuimos especialistas en los "Chocolones". Sobre si tenía otro significado no sé si va con segundas. Me extraña que no lo recuerdes, "chocolón" y "arboncho" era preguntas que hacíamos a hermanos pequeños sobre sus hermanas mayores. ¿Recuerda ahora?


PepeCarracao
Mari Nieves Lesmes
En recuerdos de Pepeanita (Pepe Carracao)
MariNievesLesmes

22 de Abril de 2007, Pepe comenta en el FORO:

El pasado miércoles, cuando me acomodaba en mi asiento del avión en el que volvía de Madrid a Málaga, una señora, guapísima, (¡jobar! como se conserva esta niña) se dirije a mí por mi nombre. Salí de mi asombro de inmediato porque como una luz enseguida supe que mi interlocutora era Mari Nieves Lesmes, la hermana mayor de Lorenzo Lesmes, hija de Maruja Cabillas. No os podéis imaginar lo bella que la ha hecho la madurez y el paso del tiempo. Ya de niña despuntaba. Pero ahora el esplendor es mayor. No, no es que yo me ha hecho muy mayor, es que es objetivo esto que os digo.

Bueno, pudimos hablar muy poquito, lo suficiente para saber que su madre está algo pachuchita, con el corazón débil. Nieves vive ahora en Málaga. Tiene noticias de lo nuestro. Intenté animarla a participar, no la ví muy decida a hacerlo. Si alguien de Málaga tiene noticias de ella, debería intentarlo, porque tiene muy buena memoria. Lorenzo también podría aportar mucho. Y, desde luego su madre, era también un personaje emblemático. El tiempo que regentaron el antiguo bar de Toribio, lo llevó a un nivel, que no creo que nadie haya podido alcanzar en cuanto a la calidad de sus tapas.

Los domingos por las tarde cerraba el bar al público y Lorenzo padre, nos preparaba, entre otros al Chorly, Gregorio Basurco, Carlos Luna... y a mí, algún que otro pescado al horno, del que dábamos buena cuenta viendo el partido de fútbol televisado. Aquí queda el relato. Que algún investigador aporte más datos sobre los Lesmes y sobre todo que los anime a participar.


MaribelMelgar
Datos de Miguel Ángel Rodríguez y Maribel,
9 abril 2007
MiguelAngelRodriguez

Dice Miguel Ángel: Por último os quería comentar que estuve con mi tío Jesús Zurita y con uno de sus amigos de la infancia, Cristobal , hermano de Pepe e hijo de Pepe "el del chalet" , que tenía tiendas de bolsos y zapatos en Ceuta. Vive ya desde hace algún tiempo en La linea y me ha transmitido su interés en participar en nuestros encuentros y foros. Me comentó que le gustaría estar incluido con su familia en la web Niñ@s de Villajovita. Tiene mogollón de fotos según me comentó. No se maneja muy bien por internet, pero tiene ayudantes ( su hija y yerno)...

Le responde Maribel: Cristobal fue vecino nuestro durante muchoa años. Mi casa hacía esquina con el chalet y recuerdo con mucho cariñoa Doña Paca. A Pepito "el del chalet" como lo llamábamos, a su hermana y por supuesto, a Cristobal. Recuerdo como me gustaba entrar en aquella casa tan grande, donde me ofrecían unas magdalenas buenísimas. Y lo que es la vida, cuando hace casi 33 años empecé a dar clase en el colegio que estoy, me encontré con dos compañeros que eran de Ceuta: uno era Pepe García Contrera, primo hermano de Cristobal. Ahora ya está jubilado aunque ha vuelto a ser papá después de tener un nieto de 16 años ¡cosas de la vida! El otro era el inolvidable Antonio Viciana, hijo del sastre que le hizo a mi padre el traje de novio. Falleció hace unos años pero era un hombre extraordinario y un gran compañero que me enseñó mucho cuando yo empezaba con 21 añitos y la carrera recien terminada a amar esta profesión que tanto bueno me ha dado.


PepeCarracao El dos de febrero/2007, Manuel Madrid Luque preguntaba en el FORO por una familia de Villajovita, el padre era peluquero, eran muchos hermanos, uno de ellos trabajaba de camarero en el bar ¿El Sardinero? del morro y se llamaba Manolo. ¿Alguien les conocía?
Le contesta Pepito Carracao:
Manolo Madrid, murió hace varios años en Algeciras (pueden ser 3 o 4 años, quizás 5). Efectivamente, su padre era barbero, de nombre Juan, de apellido Madrid; digo esto porque entonces proliferaban muchas barbería y muy cerquita estaba el también barbero: Juan Ragel.

La barbería de Juan Madrid, estaba junto a la casa de "Totín", Antonio Muñoz Ramírez. Para que lo recordéis, en aquella manzana, vivió Ricardo Medina "el encalaó", tuvimos la sede del C. D. Villa Jovita... Manolo Madrid, se casó con Africa "la carnicera", la hermana de esta, Paca, tuvo un puesto en la plaza de Villa Jovita. Cuchi, puede tener más noticias de esta familia, porque le unió gran amistad con Paca...

¿Recordáis a Vitoriano? Uno de los gays, más antiguos de Villa Jovita. Algún día, al menos de los declarados, y sin ningún ánimo de ofender, todo lo contrario, de homenajear a estas personas, que en otro tiempo tuvieron que ocultar su homexesualidad, deberíamos hacer un comentario más extenso. Ahora a bote pronto, recuerdo a Marcos, sastre de al lado de la farmacia, "el tito", Campoy, estos dos eran encaladores, el ya mencionado Vitoriano, que tenía un puesto en el Mercado. Y a otros que debo omitir, porque no sé hasta qué punto es cierta la presunción de homoxesual.¡Es increible, como me voy de una cosa a otra!

Bueno, Manolo Madrid, se casó con Africa, tuvieron dos hijos. Regentaron la carnicería de la calle Genaro Lucas, ya allí existió una carnicería, la de Ponce, hermana, de Africa, madre de Quica y "Pitoño" Barrientos. Manolo, trabajó de camarero en el bar de la espalda de la parada de autobuses de la Bda. del Morro, puede ser Bar Santander, pero no estoy muy seguro del nombre. Era un bar que frecuentaban los jugadores de dominó, garrafina, chamelo, pinfano...

Cuando se jubiló e incluso antes, frecuentaba mucho el Casino de Villa Jovita. Allí tuve muchas ocasiones de compartir con él, mesa de dominó, pinfano, garrafina... Lo hacía mucho de rabiar, porque le ganaba casi siempre, fui muy buen jugador, he tenido siempre un don especial para ello. Podría obtener más información de su familia si fuese necesario.

Espero haber satisfecho la intención del preguntante, que me gustaría que se identificara, por simple curiosidad y por si desea saber algo más.

Recuerdos de Mariquita (Ángeles Gómez picazo)

Nuestras QUERIDAS MADRES y el recuerdo tan entrañable que guardo de muchas de ellas, me lleva a escribir estas humildes letras con todo mi cariño.

Empiezo por Mariana, por ejemplo. Esta catalana de pro, seguro que no conocía las palabras empatia y solidaridad (no estaban en el diccionario por aquel entonces), ponía a su hija Leonor a mamar de un pecho y a mi hermano Antonio del otro, cuando al mediodia, mi madre llevaba la comida a mi padre al trabajo.

Mariquilla
Anita y sus hijas hicieron lo propio con la que escribe estas líneas. Para entretenerme me ponían a bordar los escudos de los militares aunque no sabía ni enhebrar la aguja.

Isabel, madre de los Rivas Lara, sabía que me asustaba el mar y solía cargarme a sus espaldas mientras nadaba hasta "las mellizas", diciéndome todo el tiempo que mirara al fondo, que confiara, que no pasaba nada.

María, madre de Jeromín, encargada de ponerme el termómetro cuantas veces hiciera falta con tal de que mi madre no se preocupara.

Doña Mari, madre de los Hurtados de Mendoza nos gritaba a Belín y a mí que subiéramos corriendo, que se enfriaba la nata de hervir la leche que tanto nos gustaba a los dos.

Angelines madre de los Acosta junto con Araceli, madre de los López Sánchez que nos llevaban de "excursión" al llano, cuando las excavadoras aún no lo habían dejado liso, y el camino para acceder a él era eso, un camino de cabras.

A Primi, madre de los Melgar, la volvíamos sorda tratando de emular a los de Escala en Hifi. Inciso para incluir a Currito al que esperabamos pacientemente que acabara de comer para que nos diera el paseillo en su furgonet desde su casa al principio de la cuesta de Genaro Lucas.

Mención especial para Catalina, madre de los Lorente que ha tenido el privilegio de vigilar nuestras travesuras de niños y ver cómo nos hacíamos mujercitas desde su patio o el cuartichi. Nos veía entrar y le faltaba tiempo para extender la manta en el suelo y prepararnos la merienda. Aguantó estoica nuestros guateques, o la algarabía que liábamos viendo los partidos de baloncesto, su semblante serio nunca nos asustó, en el fondo, le encantaba nuestra manera de disfrutar.

De Villajovita de abajo recuerdo especialmente a la madre de Trujillo, Antonia, que nos llevaba a pasear a la Loma Larga y nos entretenía con sus chascarrillos.

Son tantas las madres de las que guardo algún recuerdo que sería interminable este escrito, que sepáis, vosotras y vuestros hijos que os llevo en mi corazón.

LA TARTANA DE ZURITA era genuinamente una camioneta, con la que nuestro querido vecino Rafael se ganaba la vida. Con el tiempo y debido a su uso y a la caña que le dábamos nosotros, degeneró en eso, en una tartana.

Aparcada en la calle Calderón de la Barca, al lado de mi casa, era una constante provocación para la chiquillería del barrio. No había día , en verano preferentemente, que no la tomaramos por asalto, subiéndonos y bajándonos de su carga sin miramiento alguno, cuantos mas niños mejor. La cabina no se libraba de nuestras travesuras y la pasión por manipular el volante a ver quién lo hacía mejor, traía de cabeza a los niños. Y ocurrió lo que tenía que ocurrir.

Un día se puso en marcha y calle abajo que nos fuimos los que estábamos subidos en ella. Gritábamos asustados cómo locos, la pendiente de la calle Calderón de la Barca tenía lo suyo; pero los niños, ya se sabe, tenemos ángeles de la guarda que nos protegen. De la misma manera que se puso en marcha, se paró, en buena hora!!, no quiero pensar la desgracia que nuestra travesura hubiera podido ocasionar. Pero ¿que quereis?, éramos niños y por ende, imprudentes.

De esta aventura fuimos protagonistas mis hermanos y yo, ¿alguno más?


5 Enero 2007: Cumpleaños de Fede Acosta
Diálogo extraído del Foro de los Niñ@s de Villajovita

Mariquilla lo recuerda: Fede nació en vísperas de Reyes, fué un regalo para su família. Las niñas, amigas de sus hermanas, estuvimos oteando el cielo por si veíamos pasar la cigüeña. Con las ganas nos quedamos. Creció rubio y guapo cómo un San Luís de palo, pero más malo que la quina, el puñetero. Las fotos de Fede que ha puesto su hermano Pepe para la posteridad en este Foro, me recuerdan que sigue igual pero más moreno. Felicidades Federiquín!!! me gustaría tanto que asomaras por aquí!!.
--
Javi dice: Fede es de los de mi quinta, y efectivamente era más malo que la quina, incluso recuerdo haber tenido con él alguna que otra peleilla. Hoy lo recuerdo de forma entrañable y le felicito con cariño.
--
Y Covadonga dice de Fede: De eso nada. Fede era un niño ejemplar y modélico, lo que pasa es que era un incomprendido y un adelantado para su tiempo. ¡¡Vamos, hombre!!!
--
PepeAnita dice: Lo de malo era para no dejar mal a su hermano Pepito, este último era y es el verdaderamente malo, el Fede es un pedazo de pan a su lado.
--
Manolito Señor dice: Que ganas tengo de hablar contigo chato, cuantos ratos jugando a la pelota cerca de la casa de PepeAnita, o tirandoles piedras a los panales que las abejas hacian en las murallas. ¡Tela la de picotazos que se llevo una vez, yo estaba asustado! De malo nada, por lo menos conmigo se llevaba muy bien y lo recuerdo con mucho cariño, espero que lea estas letras. Felicidades y un fuerte abrazo.
--
Aquillino dice: Como ya ha dicho alguien, sería un placer verte aparecer por alguno de los encuentros. Y con respecto a lo de "malo, malísimo", no sabes la alegría que me da compartir la fama. ¿Y niñas? ¿Es que no había ninguna niña mala, malísima...? ¡..enga!                      
--
PepeAnita le responde: Malísimas no, pero algo malas, sí. Ejemplos: Mª Pilar Sillero, Leonor Monfort (hermana de tu padrino Pascual), que le pregunten a Juanlu; Amparito (aunque luego se metió a monja, de pequeña era muy traviesa); Patro Burón (su muerte prematura fue el primer golpe fuerte que nos llevamos l@s niñ@s de Villajovita,luego sería mi primo Fco. Javier Villada) y me atrevería decir que en un escalón más bajo, Matilde Acosta (conmigo fue muy mala, me puso: "Pepeanita") Sé que no es muy de caballero decir estas cosas. Pero todas, sin exclusión, a pesar de lo traviesas, encantadoras y gente entrañable. Y, que conste que no lo digo para corregir lo anterior. Supongo que algún valiente dirá algo sobre las más jóvenes, que haberlas haylas.

Fede Acosta
La imagen de Fede extraída de villajovita.com

Fede Acosta
El Fede actual


Amparito y Emilita, hijas de Plácido

Acabo de ver el calendario, que aún no le habaía echado un vistazo y me dice que hoy es San Plácido. A la memória me ha veido la figura de un ilustre vecino de nuestro barrio, padre de Emilita y Amparito, las dos por los Madriles andan. Que buena persona fué para nosotros Plácido, parece que lo estoy viendo con la vara de ¿palo santo? en la mano por si nos desmandábamos. Solía vigilar nuestros juegos por si se nos ocurría invadir el pequeño tesoro que cuidaba con tanto esmero, su pequeño huerto.

Lo teníamos al tanto de las tropelías que realizabamos en la huerta de José, porque, encaramadas al poste que hacía de linde entre la huerta y el final de la calle, cual gallinas, hablamos sin pudor de lo divertido que era enojar al Esteban o a José. El se reía entredientes, pero blandía su vara hacia nosotros a ver si nos impresionábamos. Debió darle resultado porque no me acuerdo de ninguna anécdota al respecto. Un saludo para sus hijas si leen estas letras.

Milan: El huerto de Plácido limitaba con el de mi tío Asensio Guerrero. En la parte de Plácido crecía un albaricoque que daba frutos exquisitos... También había una parra que hacía de frontera, y cuando era la época, todas las mañanas me asomaba para ver si podía sisar los que daban a la parte de Asensio... pero mi puñetero tío era más rápido y listo que servidor, y siempre se me adelantaba...

Mª Ángeles, Mariquita. Foro, 5 Oct 2006

Amparito

Emilita

 


ANA y LORENA Rey, hijas de Pedro

Foro. 19 Sep 2006
Hola, ayer mi tío Enrique Rey me estuvo contando sobre esta página y llevo un buen rato viendo fotos... y recordando. Pedro Rey era una gran persona y era mi padre. Me resulta inevitable echar más de una y de dos lágrimas. No quiero entristecer a nadie, lo que me gustaría es que algunos de los que tenéis mucha memoria me contárais anécdotas de aquellos años. Muchas gracias.

Foro. 29 Sep 2006
Hola! MI nombre es Ana Rey, hija menor de Pedro Rey, y he sabido hace poco de la existencia de esta página. Para empezar, me gustaría felicitar a los responsables de la página, es muy emocionante, y me parece una iniciativa genial. En segundo lugar una petición: ¿Alguien podría hablarme de mi padre cuando era niño y adolescente? Me encantaría saber un poco más de él (de la familia Rey en general), aunque creo saberlo todo, porque con tener certeza de lo buena persona que era tengo suficiente. Os lo agradecería eternamente. Del mismo modo me ofrezco a hablarle a quien quiera saber más de él desde el moemento en que vino a Málaga a vivir. Muchísimas gracias por atenderme. Un saludo.

Querida Ana, por supuesto no nos conocemos, pero no importa. Si me importa añadir algunas cosillas sobre tu padre. Yo tuve alguna relación con él, sobre todo en la Parroquia. Pedro formaba parte de un grupo donde también estaba mi cuñada Chon y Mari Lesmes. De aquella època resaltar dos cosas:

Su afición al teatro y una habilidad especial para preparar murales en cartulina que después quedaban en el centro juvenil de la parroquia. Me encantaba verle con el rotulador en la mano. En poco tiempo había escrito los textos con una diversidad de tipos de letra que ya quisiera "el Word", pero además los ilustraba con dibujos que iba haciendo directamente. Un artista de la rotulación y el cómic. Por encima de todo una buena persona. Me encanta ver que una hija tiene ansias de conocer parte de lo que ella no pudo vivir y conocer con su padre. Seguro que le das una gran alegría. Besos.


Pepe Lorente. Foro. 29 Sep 2006

En la parroquia, a los pequeños, tu padre nos animaba a preparar conferencias sobre el tema que nos diera la gana. Era una de las actividades que hacía con Carlos "el molécula". Recuerdo que gracias a él lei "El retorno de los Brujos", un clásico en una cosa que se llamó realismo fantástico y que tuvo mucho éxito... La conferencia que dí trataba de justificar que en un pasado remoto los hombres eran gigantes... te aseguro que tu padre la escucho en un respetuoso silencio, sin carcajearse de la mierda del chiquillo ni nada de eso. Si, como dice Pepe, Pedro era tu tío muy interesante.
Un besote.

Milan.
Foro. 29 Sep 2006

¡Hola Ana! Para mi fue terrible localizar vuestro teléfono en la guía, llamar a tu casa para pedirle a tu padre el teléfono de su hermano Enrique, y decirme un hermano tuyo, que tu padre había fallecido. Puedo decirte, que tres inseparables, eran: "Chiqui" (Antonio León Molina), fue seminarista, actualmente vive en La Coruña, trabaja en el Departamento de Educación de la Xunta, es profesor de Enseñanza Media; "El molécula" (Carlos Sanz de Galdeano) reside en Granada y es Catedrático de Geologóa y él. Puedo decirte, que los tres eran referentes de los más jóvenes (aunque la diferencia de edad sólo fuesen 3 0 4 años) y muy admirados. Añado, que puedes sentirte muy orgullosa de él, y que es terrible que te lo arrebatasen siendo aún tan joven. Pero vive en los recuerdos de cuantos lo conocimos y mucho más, supongo en el de sus familiares. Un beso


Pepe Carracao.
Foro. 29 Sept 2006



Andrés Gómez Fernández
Escritos, correcciones y aclaraciones
Autor de Vivencias de un maestro I y II, que recoge una serie de situaciones de especial significado ocurridas en las aulas durante su dilatada vida profesional...

La Escuela de Andrés
Una gran maestra
Un maestro incansanble
La escuela del cartero
Colegio Stº Tomás de Aquino
La escuela-capilla San Luis Gonzaga
Miradas retrospectivas I
Miradas retrospectivas II
Adios a un trozo de Villajovita (Anita)

"En tu libro, cuando mencionas a las profesiones de vuestra época, en el apartado de PINTORES, hay una lamentable omisión: RICARDO MEDINA CASAS, hermano de Andrés, el de la huerta. Fue uno de los más calificados pintores del barrio. Miembro de una larga familia muy vinculada al barrio, tuvo una muerte muy prematura. Fue un auténtico luchador. Logró su estabilidad profesional –el tan añorado puesto fijo soñado por todos –en la factoría de Ibarrola. Fue un torero frustrado. Su gran afición incluso tenía designado su “nombre” de torero: “El Gran Mantequilla”. Dos aclaraciones: Vuestro buen amigo apodado “Rivilla” no debe su apodo a un gran jugador brasileño; “Rivilla” era un sólido defensa lateral derecho, que militó en el At. Madrid; también fue internacional. Creo que nació en una ciudad castellana. Cuanto te refieres a ISABEL y MARUJA, (Maruja, la del piso, cuñada de Federico Acosta, que estuvo casado con su hermana mayor AMALIA; también peinadora o peluquera), tenía otra hermana, que no se llamaba ISABEL, sino LUISA, la guapísima LUISITA. ISABEL MOZA, era una gran amiga de MARUJA, inseparables las dos. De ahí la confusión. Ella, Isabel, no vivía en el piso. Vivía en la casa de Isabel viuda de Gascón, señora agradable de gran volumen. Compartía “patio” con nuestra tía Rafi…"


AndresGomez

Diálogo entre Mariquita (Akela) y Pepito Carracao

Mariquita / AKELA: Albillo peluconsi. Esta fracesita me la solía decir tu tía (tía de Manolito Señor), mi homónima, Mariquita Señor cuando en verano iba a aprender a coser a su casa, más o menos cuando yo empezaba a hacerme mujercita. Nunca me dijo el significado de la frase en cuestión. Hoy me ha venido a la memoria y aquí lo reflejo.

PEPE Anita Carracao: Creo que se referiría a pelillos y pelusas. Tienes albillo= tienes pelillos. Peluconsi=pelusillas. Algo así. Pero tirando a verde.

Mariquita / AKELA: Creo que por ahí van los tiros, niño. La tia del niño tenia mucha guasa y yo, tan inocentita, era objeto de muchas de sus bromas, pero me queria mucho. Yo tambien a ella.

Akela

CarracaoDramatis


Guillermo Sánchez, Memín: Güeno. A ver si llueve. Es impresionante. Veo cruzar la terraza a mi mujer con la manguera en una mano y el cigarrito en la otra. ¿Podéis decirme adónde se han llevado las borrascas?. Mis macetas se mueren de sed... Memin

...Partimos de las escaleras que comunican la calle Padre Feijóo y la carretera de servicio de la JOP. Esas escalerillas eran usadas por muchos vecinos del Barrio de las Latas y de la propia JOP para subir a Villa Jovita. Pues bien, en la primera casa hacia la Puntilla vivió Bonifacio (hermano de mi abuela Matilde) con su hija Isabel y sus tres hijos Pili, Bonifacio y Pedro. A continuación había una casa de dos plantas; en la inferior tuvo tienda la familia de Gregorio Basurco y más tarde, con muy pocos añitos viví yo en ella. En la primera planta fue donde vivió Amador Guzmán Villaverde. En esa casa, creo que abajo, tambien vivieron Daniel y Eugenio (Aryan, para quien lo conozca como cantante) y la familia Larrazábal. Hasta hace poco en el piso de arriba vivía Dionisio García. A seguir, la casa donde estaba la escuela de la señorita Pepita y la casita anexa, pequeñita, a que te refieres. Pues sí querido Amador.
Yo recuerdo que vivía en la planta inferior por esas fechas que refiere Amador y una tarde desperté de la cuna, llamé por mis padres y no estaban. Asustado salí al patio trasero y subí las escaleras hacia la casa de Amador. Allí me ví en el regazo de su madre llorando desconsolado. Mi pobre madre menudo disgusto se llevaría.

Esto lo recuerdo como si me hubiera ocurrido hoy. ¿Te lo he referido algún día Amador? ¿Sigues siendo el presi de la Casa de Ceuta en Algeciras?


AMADOR Poli GUZMÁN. Gran alegría la que me llevé ayer al recibir tu "emilio" y en la que me consideras "un niño de villajovita". ¡¡Gracias!! Y es que cuando he tenido que contar mi biografía ceutí, siempre he empezado por Villajovita. Ni barriada ni calle ni código postal:

Simplemente Villajovita. Mi primera casa, la habitación en casa de Antonio Trujillo (policía nacional) con su abuela ¡que era la mía, por Dios! Después, los Bazurco (que no sé porque lo hemos traducido por Basurco): ¿Es que renegaremos un poquito de los orígenes andaluces de mucha parte de la población?

Amador

Don Marcelino y doña Herminia; don Gregorio y doña Angeles; Pepita y Paco... ¿Y los hijos de todos ellos... con mi recordado Pedro? Todos unos gigantes, como personas y como centímetros que medían. Veo en mi nebulosa memoria a don Marcelino y a don Gregorio, con aquellos pantalones azules, entre las redes que se guardan en las casetas de madera que se alzaban enfrente de mi casa (donde Pepita tenía el colegio).

Las redes; hoy paso por el muelle pesquero de Algeciras o de Ceuta (poco ya) y las redes no huelen igual. Te voy a contar una anécdota de bruja: ayer por la noche, estaban poniendo en Telesur, una tv de Algeciras, una película de los años 50 en la que la chica iba al encuentro de... bueno, que la chica pasaba por unas anclas de esas grandes en la que se fijaban los botes de la almadraba al fondo del mar. Yo no veía y menos oía la película, porque tenía los cascos puestos escuchando el concurso de agrupaciones carnavalescas de Cádiz y tenía en mis manos el guión de las que salían en domingo. (Yo me enrrollo un poquiyo pero ya voy...) En esto que levanto la vista al televisor, ...veo las anclas... ¡Y ME VINO A MI PITUITARIA EL OLOR DE LAS ANCLAS! Un olor característico a mar salada, la brea, Arcila (donde nací), Villajovita (mis primeros pasos como infante y personajillo).

Yo no estoy ducho en esto de internet; no sé si los mensajes tienen que ser mas cortitos ni tan siquiera como leer los que recibo. Aprendí esto de abrir y enviar... ¡y me emborracho de escribir! Dicen mis compañeros y los que me rodean que debería escribir algo (a uno dice que le recuerdo a W. Fdez. Flores), pero si se lo debo a alguien es a Pepita Basurco, mi primera y preferida maestra que tuve. La segunda, por supuesto, la señorita Fina, que con su hermano Cristóbal daba clases particulares por las tarde en su casa del edificio al lado del PMM, en el segundo, enfrente de los Hurtado de Mendoza.


LopezPena(Mª Carmen López Peña)

Mari Carmen López Peña / Foro Niñ@s de Villajovita, 9 Sep 2006

Queridos niñ@s ,como sé que esta playa está muy unida a nuestra época, os voy a decir que llevo tres días bañándome en ese agua superhelada pero terapéutica al máximo. Si, porque te deja como nueva (ya es dificiel ¿no?), pues si, se me encogen las varices, se me van las preocupaciones y hago ejercicio.

PlayaBenitez1977Playa Benítez, 1977

¿Sabeis? Ahora se puede pasear y correr por la orilla. ¡Hay arena!

Los chinos gordos de antes se encarga una máquina de eliminarlos, pero sigue habiendo fuera y un poco hacia el interior. Está transparente y allí he coincidido con Mariló, Maribel Lorente, la mujer de Curri y algunos otros. No sé si os acordaréis de la frase que decíamos "Ta laaa, el agua ta laa" (¡Está helada, el agua está helada!) pero no salíamos de ella. Cuando estuvo Antonio Sedano en Ceuta, recuerdo que a lo lejos me dijo: "La mujer del agua ta laa". Siempre la había recordado.

No sé si os acordaréis de mi casa, que tenía una higuera, una palmera, flores y un trompetero en la esquina, justo a la entrada de la playa, pues bien, allí hay ahora varias palmeras, juegos para niños, duchas, en fín que la han aprovechado bien ¡Mi playa! Cuántos recuerdos felices me trae... aunque tambien recuerdo otros no tan buenos como cuando nos enterraban las zapatillas o jugando a San Juan del dedo... nos daban un pedrazo.

Bueno os dejo . Hasta otro ratito guapetones. Besos


7 de septiembre de 2006:
Han derribado el Portón de Chirri

("El Mensajero", Foro Niñ@s de Villajovita, 7 Sep 2006): Hoy tengo que daros la mala noticia: estan demoliendo otro edificio emblemático de Villajovita. ¡¡¡El Portón!!! Todas las clases y viviendas que formaban el complejo han sido demolidas y con ellas nuestro añorado portón. ¿Cuántos partidos y travesuras se han realizados en "El Portón" cada vez que lo encontrabamos abierto?

(Carracao, Foro Niñ@s de Villajovita, 7 Sep 2006): ¡Joder! ¡Qué mala noticia! Nos arrebatan algo muy querido. Nos protegió muchos días de lluvias, de sol, saltamos desde las barandas de su escaleras, como auténticos trapecistas, los pelotazos que nos dimos con las pelotas de gorila, fueron memorables. Seguro que coincidiréis. ¡Una fatal noticia! Que no sé si hubiese sido remediable.

(Manolito Señor, Foro Niñ@s de Villajovita, 7 Sep 2006): Al final solo quedaran las murallitas con sus panales, donde tirábamos las piedras y salíamos corriendo... en fin. El progreso es imparable, no respeta nada, pero hay algo que el progreso no cambiará: los recuerdos y vivencias que cada uno tenemos de nuestra barriada, eso no lo podrán cambiar.

(Amador, Foro Niñ@s de Villajovita, 7 Sep 2006): Dichoso progreso y especulación del suelo!! ¿Que queda de lo que conocimos de chico? Cuando veo ese tarugo de edificio que han hecho donde la placilla, me enrrabiato. Menos mal que los recuerdos no pueden quitarnoslo. ¡Villajovita al poder!

(Maribel, Foro Niñ@s de Villajovita, 7 Sep 2006): Así es la vida...Yo tengo dos recuerdos de ese portón que se me han quedado grabados a través del tiempo: mis clases con la señorita Josefina (Fina Navas). No sé que edad tendría pero puede que entre los seis y los ocho años ya que con nueve entré en preparatoria en el instituto. Recuerdo que hacía unas divisiones enormes y todo me salía perfecto ¡hasta raices cuadradas! Me felicitaba por el orden y la limpieza de los cuadernos y me ponía de contenta!! Después aborrecí las mates.Y el otro recuerdo es cuando los niños nos asustaban diciéndonos que allí habían visto al hombre de la gabardina que iba en pelotas y que se la abría cuando estaban las niñas solas...Y luego dicen que a quién ha salido mi hija de asustona...También recuerdo, como alguien ha dicho, que nos tirábamos por la barandilla y las tías de Angeli nos regañaban si nos pillaban. Me imagino que habrá cientos de anécdotas personales ocurridas en ese portón tan entrañable para todos.


Subir > Inicio > Ceuta > Villajovita > Crónicas de Villajovita > Apéndice

 

 

 

 

Esta web es diseño milan2.es
Última actualización: Diciembre 2013