Cronicas de Villajovita    

La Web del Milano > Ceuta > Villajovita

Crónicas de Villajovita
La memoria común / Ceuta, años 60

ISBN: 84-609-8966-6
Inicio

> Crónicas de Villajovita

. Los Tres Prólogos
. La Reseña de Paco
. Textos de los discursos

. La edición
. Presentación en Ceuta
. Opiniones variadas
. Apéndice a las Crónicas

. Coico


> Villajovita

. Exposicón Fotos ViJo
. Galería de fotos ViJo
· Videos Niñ@s ViJo
. Arte y cración ViJo
. Villajovitas en el mundo

. Recuerdos/Años 60
. Citas Niñ@s ViJo
. villajovita.com

El Blog del Milano
Cuestiones personales
San Fernando
Ceuta
Pólvoras

Contactos en:

milanlomo@milan2.es
Perfil Facebook
Perfil Twitter


AVISO:

Este libro sólo se puede conseguir a través del anillo virtual de los "Niñ@s de Villajovita"
www.villajovita.com y milanlomo@milan2.es

Cualquier otra forma de distribución no cuenta con la autorización de los editores.


Loteria
Los 49 editores de Crónicas de Villajovita jugaron a la LOTERÍA de Navidad 2006.
El número elegido coincidió con la fecha de la presentación del libro en Ceuta: 15 de Abril de 2006, o sea
15406
¡¡NOS COMIMOS UN ROSCO AZÍN DE GRANDE!!
Culpable: Amador Guzmán Villaverde (pueden verlo aquí)
Inicio > Ceuta > Villajovita > Crónicas de Villajovita > Opiniones

Opiniones a las Crónicas de Villajovita

...con estos críticos no hay forma de percibir la realidad: sois encantadores


Artículos en los que se cita:

> Los lugares de "Los Años de la Ballena"


Cecilio Alonso. 13/Junio/2007. Cuando un narrador se eleva artificiosamente, se ensimisma y trata de imponer al lector unilateralmente la memoria sublimada de su propia experiencia diríamos que hace literatura, mejor o peor según junte las palabras con más o menos suerte. Pero cuando el relator se reconoce en el grupo, trata de reconstruir los recuerdos de todos dando voz a las fuentes, integra informaciones muy diversas, desarrolla y amplifica con gracia y rigor metódicos situaciones anecdóticas, relativizando sus juicios, incluso superando delicadamente más que probables roces ideológicos, distanciándose y aproximándose al objeto múltiple con cierta mezcla humorística de autocrítica y ternura, sin alardear de virtudes ejemplarizantes?, entonces está haciendo algo que desborda la literatura para constituir un raro testimonio de enciclopedismo popular -de racionalismo vitalista y sentido común- donde el escepticismo y la retranca se funden con verdadero arte. El pequeño mundo de Villajovita no podía encontrar mejor expresión para singularizarse que la de una inteligencia culta nutrida con orgullo de sus raíces populares?

Hemos disfrutado con el libro Encarna y yo, leyéndolo por relevos a la rebatiña. Bajo su estímulo, nuestra memoria ha entrado en ebullición al redescubrir detalles, lugares y personas con los que no parecía haber ninguna probabilidad de volver a encontrarnos. Y como puntillosos que somos nos quedamos con ganas de meter baza, más que para precisar, para enredar más la madeja. Ocasiones habrá? De todas formas tengo la impresión de que su atractivo no depende de un lector más o menos partícipe del asunto. Creo que tiene fuerza para seducir a extraños porque sus "lecciones de cosas" son universales y testimonian, más allá del simple costumbrismo pamplinero, modelos de vida urbana que, si bien requerían urgentes mejoras materiales y cívicas (en el fondo siempre burladas), quizá no tenían necesidad de ser destruidos tan aceleradamente en cuanto tenían de solidarios.

Con todo cuanto el libro tiene de ensayo de geografía urbana, etnografía, folclore, álbum fotográfico, vida parroquial, excursionismo, esbozo de padrón y filosofía natural, bien has hecho en titularlo "Crónica", que no "Historia", porque prevalece en todo punto la evocación de las sensaciones primarias sobre cualquier otra tentación de dejarse llevar por argumentos "causales" o justificativos para dejarlo todo bien atado. He visto libros similares, algunos muy pretenciosos, y ninguno he visto con la espontánea frescura del tuyo. Habéis dejado buena huella: tú que lo has ensamblado y quienes han participado con sus testimonios y su apoyo. Me siento muy identificado con lo que he leído. Os doy las gracias y me felicito de haberme cruzado alguna vez con vosotros en tiempos remotos para poder beneficiarme ahora de este reencuentro.
Cecilio Alonso
Ángels-Mariquita. 26/ENE/2006. Este libro será un recuerdo emocional inestimable para nosotros, y un bello legado para nuestros hijos y nietos. Ha sido un privilegio haber colaborado en él y me siento orgullosa de tod@s vosotros, porque con vuestra participación y cariño hemos logrado dar a la palabra AMISTAD otra dimensión. MarquitaMosaico
MªAmparo-Gebirg. 08/FEB/2006. No me gustaría perderme la versión "encuadernada" de esos buenos momentos que por no ser niña de Villajovita no pude vivir, pero que tú relatas tan magníficamente bien, que creas con su lectura un mundo de imágenes y sensaciones que te trasladan en el espacio y en el tiempo. Un abrazote, artista!! :-)
http://www.gebirg.com/
GebirgMosaico
Agustín Glez. Morales (BurroPatrón) OCT/2005. De una sentada. Ya me lo he leído. He disfrutado como nunca. Me recuerda a una mezcla entre "Crónicas de un pueblo", "La colmena", "Esos maravillosos años", "Cuéntame". Me he reido con los pobres escarabajos astronautas, con el sexto y el noveno, con los enamoramientos (yo también me he enamorado de Sol Mosteyrín, nuestra ya particular Sigrid. Lo siento, en mí tienes otro competidor). Me gusta el empleo de "servidor". Genial el submarino, el regreso del ahorcado (búho), la parroquia, el baile, los achuchones (o intentos). Genial lo de Güiiiïvoooooo, el italiano macarrónico, el moro del cambio y el de la obra, la descripción de los juegos y la comparación con la manada... Agustin Fadricas
Maribel Melgar. 14/Marzo/2006. ...sabe a poco. Está tan "bueno" que no te hartas nunca... MaribelMosaico
Carlos Moreno Beamud. 19/MAR/2006. Hola Miguel, acabo de terminar de leer tu libro y te envío este mensaje para darte las gracias por el torrente de recuerdos que has hecho llegar a mi mente. Aunque no me crié en Villajovita sino a más de 700 kilómetros,  y aunque además existe una brecha temporal de unos 10 años también participé en juegos  y tuve experiencias similares. He disfrutado mucho con la lectura de tu obra que además tiene el mérito de ser el único archivo PDF de 20 Megas que he podido leer sin tener la necesidad de imprimirlo (yo que me creía incapaz de leer PDFs en pantalla). Enhorabuena por un trabajo tan bien hecho y gracias por la oportunidad de leerlo. CarlitosWEB
Padre Béjar. 20/MAR/2006. Muchísimas gracias por haberme regalado el libro "Crónicas de Villajovíta" antes de su presentación. A mi hermana la he oído dar carcajadas con su lectura, le ha encantado. Y a mi muchísimo. Un Fuerte abrazo y no dejes de visitarme para que pueda seguir con mi labor pastoral. BejarMosaico
Aquilino Melgar. 21/MAR/2006. Leí el libro ayer. Es verdad que lo había leído desde su gestación, y sus incorporaciones nuevas, pero siempre a trozos, parcial y con un ojo crítico. Quería darme la oportunidad de leerlo "como lector". Lo he hecho y el resultado ha sido magnífico. Te ha quedado un relato espléndido Milan y ahora puedo decírtelo de manera más firme. Me siento orgulloso de lo que has hecho, te puedes sentir orgulloso de lo que has hecho y ha sido (está siendo) un placer poder colaborar en todo esto. AquilinoWEB
Paco Díaz Rosas. 15/ABR/2006. "...se ha dedicado a estrujar las neuronas de gran parte de los aquí presentes para componer una historia que a los que hemos tenido el privilegio de leerla nos ha obligado a tragar saliva, respirar hondo y buscar con desesperación la página 285. No la hemos encontrado porque el libro, lamentablemente sabe a poco y sólo tiene 284 páginas" PacoDiazWEB
Ángels-Mariquita. 20/ABR/2006. Niño: paro un momento de leer el libro porque lo voy a dejar hecho un asco con tanta lágrima. ¡Cuanta sensibilidad has puesto en él!

...he reido, he llorado, he recuperado olores olvidados -la masilla de los vidrios, el olor de la fábrica de guano, la piedra lipe- El libro, vosotr@s y la estancia en nuestra tierra son responsables del "bajón" moral que arrastro...
MariquitaMosaico
Quique Rivas. 20/ABR/2006. Qué bien está el libro! Y qué recuerdos trae. Yo también era un niño de Villa Jovita, y es maravilloso leer y recordar esos viejos tiempos. Enhorabuena a todos los colaboradores. QuiqueRivas
Mi cuñada Rocío. 24/ABR/2006. Lo siento, el libro es sólo para mi, no lo voy a compartr con Enrique. Es la una de la madrugada y estoy enganchada en la página 36. Después de tantos años, cuantas cosas desconocía de ti... Rocio2WEB
Alfonso Vázquez. 25/ABR/2006. Gracias por tu libro, lo he leido de una sentada, te aseguro que no me podia despegar de él. Para un ciudadano del mundo como yo, que a lo largo de su vida ha residido en 17 sitios distintos, siento envidia de lo que habeis compartido en Villajovita en esos años 60. No obstante lo que cuentas es lo que cualquier chico del 53 o 54 vivimos cada uno en nuestro sitio, y por tanto el libro para mi tiene un valor incalculable, porque recupera una forma de vida y una alegria de vivir, que creo que nos han robado...¡por lo menos no nos roben los recuerdos! De verdad, Milan, puedes sentirte orgulloso del libro y de haber conseguido aunar tantas voluntades para llevarlo a cabo, y de haber creado esta ilusión de todos los implicados. Un abrazo muy fuerte y hasta pronto.
http://www.avazquez.net/
AlfonsoWEB
Antonio Gª Herola. 25/ABR/2006. SABE A POCO. Con estas palabras, podría abrir el tema. No las he pronunciado yo, sino [Elena] una "niña meiga"que nació muy lejos de Ceuta y que lleva soportándo durante los últimos 30 años a este niño del Mixto (y de Villajovita por designación propia, por cariño y por vivencias de aquel lugar) Ni que decir tiene que al oír sus palabras, le respondí con una amplia sonrisa de oreja a oreja, pués si nosotros somos parte implicada en el relato y sabemos como, cuando, donde, quién y porqué; ella/ellos no estaban allí. Tu has sabido transportarla en el tiempo, y vosotros con vuestros relatos,como el delicioso libro de aventuras que és en realidad, hicisteis relentizar su lectura, no querer que se acabase tan pronto... Al fín y al cabo, también fué/es para mí, una niña del Norte, sino de Africa,si de aquella España. Un fuerte abrazo MAESTRO.  Herola
María del Carmen García Marin. 30/ABR/2006. Me ha gustado sobretodo la ingenuidad y la espontaneidad con la que cuentas las historias, propia de la visión de un niño, tal vez, del niño que todos llevamos dentro. Esa mezcla de ironía y humor que te produce una abierta sonrisa , no una risotada.Sin ponerme cursi, me ha parecido un hermoso canto a la amistad y a la solidaridad humana, comparable a La soudure fraternelle del marroquí  Tajar Ben Yeloun o al De amicitia de Ciceron.Y puesto que la vida es sabia, y termina  poniendolo todo en su sitio, creo que servidor ha conseguido con el libro, que sus niñas inalcanzables de entonces, y unas cuantas más, estemos rendidas ante su encanto. Y sin querer parecer de esos españolitos que querían al Caudillo de todos los españoles, lo quisieran  no, dentro de nuestras carencias y represiones que nos tocaron vivir, tan mal no hemos salido, la muestra está en servidor, que ya en aquel entonces apuntaba maneras. Un beso y enhorabuena por tu trabajo. MCarmenGMarin
Elena, la niña meiga de Alacant. 02/Mayo/2006. Hola, soy Elena y desde Alacant os mando a todos los niñ@s de Villajovita un saludo... no quiero dejar pasar esta oportunidad y dedicar unas palabras al maestro. Milan te dire que a pesar de no ser una niña de Villajovita, en algunos momentos me senti identificada con escenas y momentos puntuales, (los esfuerzos que hacian nuestros padres para que no nos faltara nada; las madres, que estaban todo el dia en la casa, pendientes de nosotros; las excursiones al campo; las fiestas especiales; los días de la primera comunion... y sobre todo algo muy especial para mi era la solidaridad y relación de familia que se tenia con los vecinos, algo que hoy por desgracia se ha perdido). En fin querido Milan que me ha parecido un libro tierno, emotivo, nostalgico y personalmente me ha sabido a poco. Te doy las gracias por tu esfuerzo y te mando un fuerte abrazo.A todos los demas niños y niñas tambien un abrazo y nuestro cariño desde Alacant. Elena
Socorro Sanz de Galdeano. 16/Mayo/2006Algunas cosas de las que cita el libro, como lo del rebaño de cabras, no lo recuerdo en absoluto. En líneas generales, al libro lo considero un chorro de aire fresco. Me da pena de no acordarme de muchos de los citados... He echado en falta a Marta María Fernández Muiños, que vivía en la playa Benítez y que fue compañera mía de estudios. Se casó con José Mari, que era un chico moreno muy simpático y chistoso. De otras cosas que me caben dudas prefiero no opinar porque mi recuerdo tampoco es claro. Lo que sí quiero decir es que me parece que la figura de Manolo, el Presi, marido de Fina, no está totalmente valorada. Creo, casi, que la Villajovita de aquellos años y el Presi eran todo uno. SocorroSG
Lupe Quintana. 09/Julio/2006. Hoy que casi todos estaréis viendo la final del Mundial de Futbol, aprovecho para husmear y quiero decirte Milan que el libro, antes que cualquier otra cosa, está lleno de una gran ternura. Me he sentido transportada a la niñez y me han resurgido gran cantidad de recuerdos. Fijaté si te tengo que agradecer. Por cierto me lo traje sin que me lo dedicaras, en la próxima lo llevo. Abrazos Lupe Quintana

Rita Gerbaudo. 14/Julio/2006. Estimado amigo: he comenzado a leer tu libro y he reido y me he emocionado, al recordar muchas cosas de mis tiempos y de los tiempos de mis hijos... Cordialmente: Rita

Rita Gerbaudo es nuestra "paisana" argentina de la Villa de Jovita (Córdoba) al otro lado del gran charco... una gran conversadora

RitaGerbaudo
Cecilio Alonso. 13/Junio/2007. Cuando un narrador se eleva artificiosamente, se ensimisma y trata de imponer al lector unilateralmente la memoria sublimada de su propia experiencia diríamos que hace literatura, mejor o peor según junte las palabras con más o menos suerte. Pero cuando el relator se reconoce en el grupo, trata de reconstruir los recuerdos de todos dando voz a las fuentes, integra informaciones muy diversas, desarrolla y amplifica con gracia y rigor metódicos situaciones anecdóticas, relativizando sus juicios, incluso superando delicadamente más que probables roces ideológicos, distanciándose y aproximándose al objeto múltiple con cierta mezcla humorística de autocrítica y ternura, sin alardear de virtudes ejemplarizantes?, entonces está haciendo algo que desborda la literatura para constituir un raro testimonio de enciclopedismo popular -de racionalismo vitalista y sentido común- donde el escepticismo y la retranca se funden con verdadero arte. El pequeño mundo de Villajovita no podía encontrar mejor expresión para singularizarse que la de una inteligencia culta nutrida con orgullo de sus raíces populares?

Hemos disfrutado con el libro Encarna y yo, leyéndolo por relevos a la rebatiña. Bajo su estímulo, nuestra memoria ha entrado en ebullición al redescubrir detalles, lugares y personas con los que no parecía haber ninguna probabilidad de volver a encontrarnos. Y como puntillosos que somos nos quedamos con ganas de meter baza, más que para precisar, para enredar más la madeja. Ocasiones habrá? De todas formas tengo la impresión de que su atractivo no depende de un lector más o menos partícipe del asunto. Creo que tiene fuerza para seducir a extraños porque sus "lecciones de cosas" son universales y testimonian, más allá del simple costumbrismo pamplinero, modelos de vida urbana que, si bien requerían urgentes mejoras materiales y cívicas (en el fondo siempre burladas), quizá no tenían necesidad de ser destruidos tan aceleradamente en cuanto tenían de solidarios.

Con todo cuanto el libro tiene de ensayo de geografía urbana, etnografía, folclore, álbum fotográfico, vida parroquial, excursionismo, esbozo de padrón y filosofía natural, bien has hecho en titularlo "Crónica", que no "Historia", porque prevalece en todo punto la evocación de las sensaciones primarias sobre cualquier otra tentación de dejarse llevar por argumentos "causales" o justificativos para dejarlo todo bien atado. He visto libros similares, algunos muy pretenciosos, y ninguno he visto con la espontánea frescura del tuyo. Habéis dejado buena huella: tú que lo has ensamblado y quienes han participado con sus testimonios y su apoyo. Me siento muy identificado con lo que he leído. Os doy las gracias y me felicito de haberme cruzado alguna vez con vosotros en tiempos remotos para poder beneficiarme ahora de este reencuentro.
Cecilio Alonso

 


Subir > Inicio > Ceuta > Villajovita > Crónicas de Villajovita > Opiniones

 

 

 

Esta web es diseño milan2.es
Última actualización: Diciembre 2013