INEM Ceuta    

La Web del Milano > Ceuta

Instituto Nacional de Enseñanza Media CEUTA

1967-1969

Inicio

> El Instituto

6º - Curso 67/68
PREU - Curso 68/69
Profesores y recuerdos
Nota en el Blog del Milano

Carrusel de fotos
El instituto de Emilio Barranco


El Blog del Milano
Cuestiones personales
San Fernando
Ceuta
Pólvoras

Contactos en:

milanlomo@milan2.es
Perfil Facebook
Perfil Twitter


¿Alguien conserva ejemplares de la revista "HACER"?
Si me las enviáis, prometo escanearlas para compartirlas aquí, y devolverlas intactas

milanlomo@milan2.es


Instituto Siete ColinasWeb oficial actual del viejo INEM, hoy llamado IES Siete Colinas


El puré de macarrones y la convalecencia del Estanis

KIMATRAI recuerda a través del NAVAS que en Madrid nos alojamos en un hostal muy cutre, de Lavapiés, que se llamaba “Hostal los Madroños” y que un día nos pusieron para comer un emplaste de macarrones con tomate, tan malos que casi todos nos los dejamos (el NAVAS recuerda esto mismo pero con lentejas, pero el KIMATRAI insiste en que eran macarrones). El caso es que para la cena hicieron con ellos un puré y nos los volvieron a poner (¡con doh cohone!). ¡Al rico puré de macarrones! ¡Vaya guarrada!

También recuerda KIMATRAI que ESTANISLAO MENA se puso malito y tuvo que guardar cama en el Hostal Los Madroños, y que en su habitación (suponemos que para animar al chaval) se formó una indecente timba de poker, y en un lance del juego hubo una discusión posiblemente entre PACO BERNET y RAFA ATENCIA... y volaron cartas y sillas... Esto lo recuerda vagamente el NAVAS... ESTANIS sobrevivió, pero seguro que no fue a cuenta de esta “ayuda” de camaradas.


La meada enconada del Milano

Servidor recuerda una dramática parada que hicimos en ese viaje. Era de noche, y el personal se meaba. Así que DON CECILIO intervino ante el conductor para que hiciera un alto... Y paró en una venta de carretera. Y allá que corrimos en tropel a mear a la única y sucia taza que había en el lugar. No tenía puerta, y se formó una cola de gente que apretaba las rodillas para no mearse. Detrás de mi estaba Don CECILIO, que a mí me imponía mucho. Y cuando me toca y saco el instrumento, aquello, con el frío, la urgencia y sabiendo que detrás tenía una caterva de gente desesperada, me bloqueé. ¡NO PODÍA MEAR! Y don CECILIO, que también estaba tela apurado y malhumorado me metía prisa. No recuerdo cómo salí del trance... Sólo sé que sobreviví y puedo contarlo, ¡pero no se me olvida!

Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos

Profesores, historias y recuerdos
Formábamos en fila de a dos. Cantábamos la letra del himno nacional. Nos poníamos en pie cuando entraba un profesor en el aula y hasta se rezaba antes de comenzar la clase... Lo normal
Escudo INEM Ceuta

Don Cecilio Alonso
Don Antonio Aróstegui
Don Félix Carrasco
Don Víctor López Fenoy
Don Arturo Company
Los profesores de Ponciano
Los profesores de Carracao
Los profesores de Mariquilla
Pepe Marín de Vayas
Los niños pijos de San Agustín
El desafino de Tejero
Puré de macarrones y el Estanis
Navas, el genealogista
Dª Rebeca y otros
Don Jaime Rigual
Don Cecilio y el Ninot
La iniciación de Kimatrai
Don Víctor, Aguilera...
La meada enconada
Algunos chicos de PREU
Moreno, el bedel de la varita

El relato de Mercedes Berruguilla


JOSÉ MARTÍN DE VAYAS en el recuerdo de Milan

...un buen amigo. Desde que coincidimos en 6º y PREU (1967/68) hablamos y caminamos juntos en muchas ocasiones. Él era buenísimo en literatura y a DON CECILIO le caía estupendamente... por eso yo buscaba ser su compañero en los trabajos de literatura. Por entonces (ya lo hemos visto en otras fotos) no era extraño vestir con chaqueta y corbata... incluso diariamente. El bueno de PEPE era un chico muy interasante, pero de lo más normal... hasta que nos marchamos a la Universidad. Él lo hizo a Granada para estudiar Filosofía y Letras, y cuando volvió estaba cambiadísimo. Mientras estábamos en bachillerato y Preu no dejó entrever su personalidad, pero regresó del primer año convertido en un personaje.

Desde que hizo de James Porter en la obra de Teatro “El Verdugo de Sevilla”, todo el mundo le decía James (que sonaba como Yeim)... y recuerdo perfectamente el momento en que le vi después del primer año en Granada. Yo estaba en la casa de CHARI LARA y desde la terraza observé a un chico de larga y lacia melena, casi rubio, con una raída chamarra vaquera. Y James hablaba de la bohemia estudiantil. Siempre andaba sin un duro en el bolsillo. Su familia andaba justilla y se las ingeniaba mes a mes para sobrevivir a costa de los amigos... Tuvo que dejar la pensión varias veces y dormir de prestado en los pisos de los amigos... ¡Hasta dormir en el filo de una cama ocupada por una pareja! Y hablaba de las asambleas, de las carreras delante de la policía, y de aquella revolución idealizada e incruenta que conseguía la igualdad entre los seres humanos... Ese primer verano de 1970 seguimos juntos en Villa Jovita (ya lo estábamos desde el 68), con el grupo de CHARI LARA, CÓICO, INNIAGARAGA, RAFA CARRASCO, etc... Luego la transformación de JAMES llegó más lejos: dejó los estudios y se marchó a Ibiza a fabricar pulseras de cuero y a vivir en una comuna...¡EL PUÑETERO FUE LA ENVIDIA DEL PERSONAL!

Hoy día, completamente integrado en el sistema (aunque él dice que esto es opinable -debe conservar un pelín de rebeldía-), anda por Málaga, trabajando con libros de la Junta de Andalucía precisamente... y, además, ha coordinado la edición de un libro titulado "María Zambrano: La aurora del pensamiento". Enhorabuena.

Pepe es el Gerente del Centro Andaluz de las Letras (Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía). Ha impartido algún "master", (tutor del curso "Gestión cultural de las letras y el fomento de la lectura" [Marco legal del mundo editorial en España; La gestión del proceso editorial; La edición desde las administraciones públicas; Los libro y la cultura: objetivos, agentes y destinatarios del fomento de la lectura; La lectura como servicio público.)]

Se veía que este chico valía para esto... ya lo decía DON CECILIO

http://www.juntadeandalucia.es/cultura/caletras/gestion.php


Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos



Don ANTONIO ARÓSTEGUI MEJÍAS

Profesor español de filosofía, nacido en Ogíjares (Granada) el 23 de septiembre de 1922. Estudió la enseñanza media en el Instituto «Padre Suárez» de Granada, y la carrera de Filosofía y Letras en las Universidades de Granada y Madrid, obteniendo la licenciatura en 1945. El 24 de enero de 1959 se incorpora, como Catedrático de Filosofía, al Cuerpo de Catedráticos Numerarios de Institutos Nacionales de Enseñanza Media de España, desempeñando su cometido como funcionario en Ceuta (es miembro numerario del Instituto de Estudios Ceutíes) y más tarde en Madrid, en el Instituto «San Juan Bautista».

Doctor en Filosofía en 1965, por la Universidad de Madrid, con una tesis sobre El concepto de filosofía en San Agustín (301 folios, T-9783).

Fuente: http://www.filosofia.org/ave/001/a081.htm

Antonio Aróstegui Megías

Don ANTONIO ARÓSTEGUI MEJÍAS en el recuerdo de Milan

Antonio Arostegui
Don Antonio Arístegui y doña Oliveira, profesora de latín del insti.
Larache (Marruecos), 1970. La foto es cortesía de don Cecilio Alonso

"Inevitablemente algunos viejos profesores de aquel Instituto de Enseñanza Media de Ceuta de los años 60 nos dejaron un recuerdo imborrable… don Antonio Aróstegui, el profe de filosofía, me sacó un día al estrado para preguntarme por Platón:

— Platón era un tipo muy interesante
— le dije —, hizo poner en la puerta de su academia una frase que decía…

No recuerdo la frase que Platón hizo grabar en el frontispicio de la Academia de Atenas… pero recuerdo que ante tal comienzo, don Antonio me miró por encima de las gafas de concha, se quitó de la boca la pipa que siempre fumaba con deleite y prestó atención para ver que decía tal mequetrefe. Salí bien parado del trance… Aróstegui me hizo sentir estoico, socrático, platónico, aristotélico, hedonista y todo lo demás conforme nos lo iba enseñando. Sí, hizo falta tener a don Antonio Aróstegui para entender muchas cosas..."

Fuente: El blog del Milano
Algunos libros publicados: http://dialnet.unirioja.es/servlet/extaut?codigo=1638718
Un prólogo de Antonio Aróstegui


Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos



Don CECILIO ALONSO ALONSO en el recuerdo de Milan

DON CECILIO Alonso Alonso era el profesor de literatura en sexto y PREU. Era joven, con gafas de concha y flequillo sobre la frente... vivía en Villa Jovita. Llegó a Ceuta recién terminada su carrera y en el curso 67/68 celebró por su cuenta y riesgo el tal aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Ese día nos repartió una pequeña publicación con la enumeración de los Derechos Humanos... y, bajo su orientación y dirección, los comentamos en clase uno por uno. Veladamente, entre líneas, nos fue introduciendo la idea de la necesidad de su cumplimiento ¡incluso en este país que nos tocó vivir! Yo conservé muchos años esa “publicación subversiva” como si fuera una joya... entre otras cosas porque no era fácil conseguir otra. Recuerdo que nos hizo leer, entre otras muchas, dos obras de Buero Vallejo, "Historia de una escalera" y "El Tragaluz"... creo que a raíz de esas lecturas empecé a percibir la injusticia social en mi entorno... seguramente como otros chavales de entonces. Así que, con 35 años de retraso, debo dar mi agradecimiento a Don CECILIO, esté donde esté. (Milan, 2004)

Don Cecilio AlonsoMarzo de 1969. Don Cecilio en los Altos hornos de Sagunto, durante el Viaje de Estudios de PREU

Mi gente sorprendente: Don Cecilio
El primer documento subversivo
/
Don Cecilio y el Ninot
Carta de Miguel Espinosa a Cecilio Alonso
Publicaciones de Cecilio Alonso


Don Cecilio Alonso

Villajovita

D. Cecilio en la azotea del edificio Basurco, Villajovita. Año 1967 / La foto de la derecha es cortesía de Luís H. de Loma. Calle Góngora, en Villajovita, Ceuta, con el Simca Aronde que le vendió "el Aróstegui" a don Cecilio.

DON CECILIO vivió en el edificio Basurco (calle Góngora de Villajovita, Ceuta), en la casa que anteriormente ocupó DON ARTURO COMPANY. Allí llegó en 1967 y DON ANTONIO ARÓSTEGUI le vendió su viejo Simca Aronde, diciendo que el coche era tan bueno que hasta tenía los mismos neumáticos de fábrica (de esto hacía 14 años) Él mismo nos relata:

Cecilio Alonso
Cecilio en 2007
"Yo me instalé en el edificio de Basurco en septiembre de 1967, cuando Arturo Company se trasladó al chalet que se había hecho construir en el monte Canca.  En la p. 138 (de Crónicas de Villajovita), en una foto de la calle Góngora aparece aparcado mi primer coche, atribuido a su anterior propietario. Lejos estaba de pensar entonces que el escalón de Mané, con su guardia permanente de criaturas impávidas y zumbonas, protegidas por su alto escaño de cemento, iba a ser ágora y semillero de cronistas, mientras yo maniobraba, siempre en un tris de aplastar contra el paredón, cuatro veces al día, el guardabarros del Simca Aronde que Aróstegui me endosó con el argumento de calidad -para mí ruinoso- de que el tanque tenía catorce años y todavía conservaba de fábrica hasta los neumáticos... ¡Durante la primera semana sufrí cuatro pichazos y un reventón!"
Cecilio-Mane
En la Puerta del Mané

Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Don FÉLIX CARRASCO en el recuerdo de Milan

"También hizo falta cabrear a don Félix Carrasco, que fue nuestro profe de latín. Ese día se encontró la pizarra llena de cruces gamadas porque a algunos chicos (Mena, Bravo, Anguiano, etc.) les atraía esa simbología sin saber qué escondía el nacionalsocialismo alemán. Por entonces la historia no contemplaba el extermino sistemático del pueblo judío y la gesta de la División Azul era tenida muy en cuenta.

Felix Carrasco

Don Félix nos prohibió terminantemente volver a pintar cruces gamadas, y hasta echaba escupitajos por la boca cuando nos dijo que no teníamos ni idea de lo escondía tal simbología; que los nazis eran los causantes del asesinato de millones de judíos… Fue la primera noticia que muchos tuvimos del holocausto. Cuando don Cecilio leyó este recuerdo en internet, dejó escrito para el homenaje póstumo de don Félix: “…no se puede pedir a un arranque de indignación cívica mayor efectividad educativa”. Y tiene razón, actualmente ni siquiera sé declinar rosa/rosae, pero jamás he olvidado que don Félix nos mostró la cara de los fascismos, incluido el nuestro."

Fuente: Mi gente sorprendente: don Cecilio (en El Blog del Milano)


Don Cecilio Alonso y don Félix Carrasco mantuvieron su amistad hasta el fallecimiento de este último hace un par de años. Con motivo del homenaje póstumo, don Cecilio envió a la comisión organizadora el siguiente recuerdo de su amigo. Sirva también este documento para que sus alumnos de hace 40 años conozcamos las dificultades que aquellos profesores tuvieron que sortear:

Prof. D. Alfredo Hermenegildo:

Por Lidia García he sabido que coordina usted un homenaje académico a nuestro llorado amigo Félix Carrasco. En cualquier caso quiero manifestarle mi adhesión al mismo y me gustaría saber fecha y lugar del mismo por si me fuera posible asistir personalmente.

Félix era profesor ayudante de Don José Vallejo en la Complutense cuando yo comencé mis estudios de Filosofía y Letras, en 1958, pero no comencé a tratarlo hasta nueve años más tarde, cuando me incorporé al Instituto Mixto de Ceuta, donde él ejercía su primer destino docente como catedrático de Latín. Cuando llegué a dicha ciudad, con el bagaje adquirido en la resistencia cultural de los Clubes UNESCO, ya conocía yo algún artículo suyo en Cuadernos para el Diálogo. Saberlo allí me parecía una garantía contra el aislamiento intelectual. Y no me equivoqué. Desde el primer día, él y Lidia nos advirtieron de las peculiaridades de la ciudad y nos descubrieron –a mi mujer y a mí– los parajes, todavía vírgenes, de su campo exterior. Su acogida facilitó la inmediata confianza de otros entrañables colegas como el filósofo Antonio Aróstegui, el arabista José María Fórneas, el pintor Arturo Company o el arqueólogo Carlos Posac. Me encontré con ellos y con Carrasco en unos momentos esperanzados cuando comenzaba a despuntar un asociacionismo docente que pretendía superar el corporativismo, dispuesto a fortalecer un modelo laico de enseñanza pública basado en la objetividad científica y en la responsabilidad cívica de los educandos, que se pudiera democratizar sin merma de su calidad. Un sueño.

Vivir en Ceuta en 1967 implicaba ritmo lento, sensación de espera y distanciamiento físico del territorio peninsular que, sin embargo, como el don Julián de la leyenda, teníamos permanentemente a la vista. Cualquier gesto resultaba simbólico, y cada uno de nosotros trataba de eludir ambigüedades mediante vías de conducta ejemplarizante que calaran en nuestros alumnos. Ni que decir tiene que estábamos discretamente vigilados y que con frecuencia nos parecía advertir fracturas en nuestra correspondencia. Jovencísimos estudiantes informaban en los órganos locales del Movimiento de las que a sus rudos oídos pudieran antojárseles heterodoxias o herejías ideológicas de algunos profesores.

En este juego Félix mantenía una coherencia ejemplar, sin preocuparse de los prejuicios castrenses de una ciudad donde se nos advertía a los funcionarios públicos que un desliz en nuestras opiniones podía aparejar el extrañamiento inmediato en el siguiente transbordador. Aquellos gestos de dignidad cívica confirieron a Félix un aura de integridad radical que infundía un gran respeto. ¿Quién sino él se hubiera atrevido a guardar un minuto de silencio tras la ejecución de Julián Grimáu, en un Instituto donde todavía algunos profesores iniciaban sus clases rezando un Ave María? ¿O qué otro capaz de apear de su automóvil a cierto colega que, en el calor de una controversia, había defendido ideas hitlerianas? Me cuesta ahora precisar detalles. Pero, por suerte, hay en internet un testimonio a dos voces, inestimable por su espontaneidad, de unos antiguos alumnos que, cuarenta años después, en lucha con la desmemoria, se declaran deudores de uno de aquellos arranques de su profesor de latín. Los nombres pueden llegar a olvidarse pero persiste la memoria de un gesto ejemplarizante que, ajeno a toda previsión didáctica, podía en un instante sumir en la perplejidad catártica a unos adolescente sujetos a la ignorancia metódica de la historia contemporánea. No se puede pedir a un arranque de indignación cívica mayor efectividad educativa. El texto lleva en la red dos o tres años, aunque ignoro si Félix tuvo ocasión de leerlo.

“Recuerdo –escribe un tal Milan (llamado en realidad  Miguel Ángel López Moreno)– que el profesor de latín que tuvimos en cuarto lo hizo a voz en grito contra los nazis y los regímenes afines. Fue valiente el tío. Era el curso 1964/65. Lamento no recordar su nombre porque es uno de los profesores que influyó en mi forma de pensar desde ese momento (¡ERA DON FELIX CARRASCO! –desvela un desconocido interlocutor-. Ese curso les dio a unos cuantos por pintar en la pizarra, entre clase y clase, cruces gamadas, cruces de hierro y simbología nazi... simplemente porque era lo que aparecía en los TBO’s de Hazañas Bélicas y estos chicos se identificaban con los perdedores... Pues un buen día, que este profesor de latín (DON FÉLIX CARRASCO) se encontró la pizarra llena de simbolitos nazis, se puso rojo y se le hincharon las venas del cuello y, a voz en grito, nos explicó el holocausto del pueblo judío a manos de los que usaban estos simbolitos tan monos... era la primera vez que escuchaba esas cosas porque, por esos años, la historia era distinta y ciertos hechos no existían. La bronca que nos echó me encendió una lucecita. Gracias, DON FÉLIX CARRASCO, profesor de latín.”

ttp://www.galeon.com/fotosdeceuta/aficiones1059270.html

Desde una perspectiva metodológica, el realismo crítico de entonces nos duró mucho tiempo a quienes permanecimos pegados al terreno, viviendo las zozobras sociológicas en el día a día del tardo franquismo y de la transición. En cambio Félix, apenas se vio libre en las Américas comenzó a profesar postulados estructuralistas con un rigor admirable y un claro concepto de lo literario, que quizás no ha sido todo lo apreciado que merecía por escapar al área de la estilística que predominaba bajo los dominios filológicos de Dámaso Alonso y de los grandes exiliados del Centro de Estudios Históricos.

La ilusión de Carrasco era trasladarse rápidamente a un Instituto de Madrid. Pero condicionamientos administrativos le obligaron a solicitar la excedencia del cuerpo de catedráticos de Enseñanza Media, convirtiendo lo que parecía inicialmente una experiencia temporal, en un alejamiento de veinte años. Casi un exilio de tercera generación, porque en el fondo algo tuvo de destierro voluntario la decisión de expatriarse en busca de legítimos estímulos profesionales que no estaban al alcance de un catedrático de la enseñanza media en España.

Su llegada a Middlebury College en 1968 le forzó a trabajar duro en un campo que le era menos familiar –el de la literatura castellana– pero le permitió ensanchar horizontes. De manera natural su sólida preparación como latinista le permitió orientar sus investigaciones hacia la proyección del imaginario clásico en la literatura castellana medieval y renacentista, así como su interés por la narratología y el teatro de los siglos áureos. Su autoridad se extendía desde lo lingüístico a lo literario y estructuralismo fue herramienta adecuada al rigor racionalista con que abordaba su trabajo.

Desde Vermont, y luego desde Canadá, las cartas que conservo de aquella época muestran que no dejó de cultivar su conciencia cívica española ni de permanecer atento a otros conflictos internacionales: el mayo francés, la invasión soviética de Checoslovaquia y a la irreversibilidad de la salida estadounidense de Vietnam. Mantenerse atento a su contemporaneidad no era sino la otra vertiente de su curiosidad intelectual humanista cuyo vasto dominio se extendía a lo largo de la cultura heredada de la latinidad.

Más valoraciones bibliográficas son innecesarias para el caso, después del excelente resumen que han hecho ustedes en Teatros de los Siglos de Oro. A vuela pluma, su obra analítica y crítica es digna de la mayor estima. Su edición de El Lazarillo, su ensayo sobre El Coloquio de los Perros, sus luminosos estudios sobre tópicos de la latinidad traspuestos a la literatura o al teatro del Siglo de Oro, permanecerán largo tiempo como sugestivos instrumentos para el conocimiento de la cultura española.

Reiterándole mi adhesión a la iniciativa del homenaje, reciba el aprecio de Cecilio Alonso. Centro UNED, “F. Tomás y Valiente”. Valencia.

Bibliografía de Félix Carrasco
Sesión de homenaje a Félix Carrasco, en el Congreso de ACH 2008, Universidad Británica de Columbia


Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Don VÍCTOR LÓPEZ FENOY en el recuerdo de Milan

Lo que sigue está sacado de La Hoja de Piedra, un lugar de la web que trata del Yebel Musa, que a su vez está basada en un relato extraído de Crónicas de Villajovita. En estos recuerdos aparece un joven don Víctor, profesor de biología o geología... uno de aquellos profesores que dejó un inolvidable granito de arena.

A finales de los años 60 del siglo XX, don Víctor era el profesor de Biología de PREU del instituto de Ceuta. Era un joven con barba y gafas de concha que me gustaba mucho como profesor e hizo que la biología me entusiasmara. Por ese tiempo todas las barbas eran revolucionarias o de izquierdas y estaban inspiradas en las de Fidel y el Che, que representaban ideales de libertad y frescor frente al mundo anquilosado y gris que teníamos. Por tanto, pienso que don Víctor era todo lo izquierdoso que se podía ser entonces. Esas barbas, con el tiempo se suavizaron y dulcificaron para distanciarse de las recias barbas fundamentalistas talibanes. Es el caso de las barbas de Almunia y Javier Solana, que una vez integrados en el sistema casi se avergüenzan de ellas y son ahora casi transparentes.

NOTAS AÑADIDAS AL RELATO: Nos informa EMILIO BARRANCO que "Don Víctor, a la sazón, Víctor López Fenoy, me tocó en Geología de quinto, y a pesar de su buen hacer no consiguió que me entrara en la cabeza aquella cuestión de la cristalografía. Casó con Ana María Pérez BARRANCO, o lo que es lo mismo, con mi señora prima, que era profesora de gimnasia en el INEM femenino en aquella época. Viven en Murcia. Si son 'guapos' en todos los sentidos, que mejoraron la especie con su hija Rocío, muguapísma"

No recuerdo que don Víctor mostrara sus cartas políticas en clase... pero recuerdo que el profesor de latín que tuvimos en cuarto, don Felix Carrasco -uno de los profesores que influyó en mi forma de pensar desde ese momento-, lo hizo a voz en grito contra los nazis y los regímenes afines. Fue valiente el tío. Era el curso 1964/65, y a unos cuantos les dió por pintar en la pizarra, entre clase y clase, cruces gamadas, cruces de hierro y simbología nazi... simplemente porque era lo que aparecía en los TBO’s de Hazañas Bélicas y estos chicos se identificaban con los perdedores... hasta que un buen día, don Felix Carrasco se encontró la pizarra llena de simbolitos nazis. Se puso rojo de ira y se le hincharon las venas del cuello y, a voz en grito, nos explicó el holocausto del pueblo judío a manos de los que usaban estos simbolitos tan monos... era la primera vez que escuchaba esas cosas porque, por esos años, la historia era distinta y ciertos hechos no existían. Esta bronca que nos echó me encendió una lucecita. Gracias, DON FÉLIX CARRASCO, profesor de latín.

YebelIsaMari
El rostro de Ella, dormida, tal vez muerta, "postrada en cama de siglos...".
Es una foto cortesía de mi amiga Isa Mary. El ojo de Ella es una cueva y
crecen arbustos de laurel...

Volviendo a don Víctor. No perdía ocasión para hablar como nosotros, y eso no era común por entonces. Recuerdo que cuando tuvo que nombrar por primera vez la enzima encargada de romper la sacarosa, es decir, la sacarasa, dijo que tal cosa tenía nombre de maricona... hoy puede parecer un chiste políticamente incorrecto porque ofende al colectivo homosexual, pero entonces no tenía esa connotación y decir eso en clase suponía un acercamiento al alumnado que no se daba en casi ningún otro profesor.

Don Víctor organizó una marcha hasta la Garganta de la Mujer Muerta con fines didácticos. Era Octubre de 1968 y no conservo fotos de ese día. Subimos todos los chicos del Preu con don Víctor, e intermitentemente, cuando él veía algo digno de explicarnos, nos reunía y hablaba de que si esta falla geosinclinal, que si ese terreno es sedimentario, que si son agregados, o rocas metamórficas, que si estas plantas o aquellos líquenes... ¡precioso! A cada uno nos había prestado un librito para clasificar plantas y animales siguiendo una sistemática, y durante toda la subida nos hizo recoger plantas para clasificarlas (debo reconocer que, después de 35 años aún conservo ese librito como una joya, perdón por la sisa)

YebelPerfilCaraNaranja
Foto cortesía de Diego Pérez López... ELLA también le enamoró

Llegué a la garganta completamente fatigado, con ganas de vomitar... pero el zumo de una naranja lo solucionó.

CARLOS SANZ DE GALDEANO, buen apasionado del Yebel Musa desde aquellos lejanos tiempo (década de los 60), recuerda que en las laderas de la Garganta, entre el Fahies y el Musa, brincaban macacos, esa especie de monos que aún se conservan en Gibraltar:
 
"Subian muy bien por las paredes de roca. Recuerdo a una madre que con una cría cogida a su cuerpo subía con total facilidad. En una ocasión alguno les tiró piedras, lo que podía ser peligroso si nos respondían pues nos dominaban totalmente".

Y durante la bajada, en la pared rocosa donde se abría la Cueva de Calipso, encontré el primer fósil de mi vida: una hoja de piedra. Y recordé algo que ocurrió hacía muchos años, uno de esos momentos que te marcan para el resto, que te encaminan sin tu saberlo hacia lo que serán tus inquietudes el resto de tu vida. Fué así:

Servidor debía tener seis años. Corría el año 1958, y en la sala del viejo caserón de mi abuela Herminia –hija mayor de aquel Salvador Guerrero, constructor de casas en Villajovita– estaban sentados Boris Fossati, el médico que vivía en el piso de abajo y era compañero de travesuras de mi padre desde pequeños, y mi tío Chico (Salvador López Guerrero) Ambos examinaban una hoja fósil que habían sacado de una roca submarina. Boris y Chico fueron de los primeros que comenzaron las actividades subacuáticas en el CAS (club de Actividades Subacuaticas en Ceuta), buceaban con botella y habían recuperado numerosos restos arqueológicos. Observar a aquellos dos hombres tan mayores y respetables, interesados en aquella singular piedra me impresionó mucho y me sentí profundamente atraído. Máxime cuando mi tío me dijo:

–Hace dos millones de años, antes de que se abriera el Estrecho de Gibraltar, esta hoja se cayó al suelo y empezó a mojarse, gota a gota, hasta que con el tiempo se convirtió en piedra.

Esa explicación, dedicada a un niño de seis años, tuvo un efecto atronador en mi conciencia. Era como uno de los cuentos que poco más tarde narraría doña Carmen, la abuela de Juan Antonio Mancilla: “dos millones de años”, “cuando no existía el estrecho”, “una hoja convertida en piedra”... era una historia preciosa y real, por tanto, la fantasía era posible. La hoja de piedra, en la mesa de mi abuela, lo demostraba.

La fantasía de tal historia se perdió con los años. Pero el interés y la curiosidad que me despertó ese momento y esa pequeña explicación se han mantenido siempre. Luego, pasados los años, yo mismo encontré mi primer fósil, mi primera hoja de piedra, cerca de la Cueva de Calipso, en la Playa de las Barcas. Fue fantástico y aún la conservo. Era octubre de 1968, tenía dieciséis años y vivía en Villajovita, Ceuta.

YebelHojaFosil

Es un relato extraído de Crónicas de Villajovita, páginas 244-246


Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Mariquita
Don ARTURO COMPANY en el recuerdo de Mariquita
(Mª Ángeles Gómez Picaso)

Fuente: Foro Niñ@s de Villajovita

Don Arturo y Doña Julia, profesora de ciencias, tuvieron dos hijos, Arturo (Nano) y Julio. Los cuidaba Mari, una chica muy jovencita que vivía en la Puntilla. A Mari le gustaba sentarse conmigo y con los niños en la esquina de Basurco, el edificio donde vivían, al final de la calle Góngora, en Villajovita. Un día tuvo que ir a comprar algo a la tienda de Elena y dejó a mi cuidado a Nano, que era guapo, rollizo y buenísimo.

Arturo Company

Yo me estaba haciendo la manicura y se me ocurrió pintarle las uñas de color de rosa claro al niño. Mari no se dio cuenta del detalle, pero Don Arturo, al día siguiente, en clase, pasó por mi lado y me soltó una buena colleja, apercibiéndome, que serían dos si se me ocurría volver a pintarle las uñas a su hijo u otra cosa parecida…
---
Don Arturo se compró un coche Volkswagen, ese que llamaban escarabajo, muy de moda en Ceuta por aquella época. Un día de verano, acabada y aparcadas las clases hasta octubre, Mari, el Nano y servidora estábamos, cómo de costumbre, pegando la hebra, esta vez en el escalón de la casa del primo de Maribel. La panorámica sobre el estrecho era tan estupenda cómo la que se divisaba desde la casa de Basurco. Y en éstas que aparece Don Arturo con el coche, al vernos tan formalitas, nos invita a dar una vuelta por Calamocarro, le decimos que si podemos bañarnos y asiente. Raudas las dos, Mari cargando con el Nano, que ya he dicho más arriba que estaba hecho un primor, resollaba por calor que hacía y por el peso del niño, que ayudaba un poco a que subiera las escaleras sin aliento. Pero mereció la pena el esfuerzo. Llegamos a la playa y nos faltó tiempo para zambullirnos en el agua. Nos hartamos de jugar con el peque que disfrutó cómo un enano con el cubo, la pala y la tierra. Mientras, Don Arturo tomaba apuntes o hacía bocetos de tan entrañable escena. Nunca supe si aquella mañana de playa, logró plasmarla en un cuadro. Mejores modelos no encontraría nunca.

Fuente: Foro Niñ@s de Villajovita

Charo Lara recuerda: "Sobre Julia Rodriguez Burgos, viuda de Arturo Company, yo lo que recuerdo es que era profesora de francés. Era más bien alta, delgada, castaña clara y a mi me gustaba como profesora. Era serena y amable y yo aprendí bastante con ella"
HOMENAJE A D. ARTURO COMPANY / (Homenaje a Arturo Company, 1919-1988, Círculo de Bellas artes de Valencia) Datos proporcionados por Don Cecilio Alonso

"(En ese edificio también vivía) don Arturo Company, profesor de dibujo al que le faltaba un brazo, y se las ingeniaba estupendamente para explicar en la pizarra ayudándose de un enorme compás de madera que tenía... y conducía un volkswagen escarabajo con una bola en el volante y un aplique en la palanca del cambio para cambiar con la pierna... y era capaz de sustituir una rueda pinchada él solito."

Fuente: Crónicas de Villajovita, página 87

 

Autoretrato, 1944


Arturo Company

Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


La iniciación de Kimatrai

JOSE CARLOS NAVAS recuerda una cosa que pasó viendo HELGA, esa novedosa película nórdica, de sexo... es decir, para nuestras calenturientas entendederas, eso significaba "suecas en pelotas". ¡Qué ilusos!

Viendo HELGA, en Valencia, marzo/1969.

En el viaje de estudios visitamos Valencia. Una de las actividades que nos ofrecieron fue ver la película HELGA. Para los que no la recuerden, o no la hayan visto, deciros que era una película didáctica sobre sexualidad. Comenzaba en la infancia, pasaba por la pubertad y terminaba con un embarazo y un parto. A la falta de costumbre de que nos hablaran de sexo se unía el morbo de ver “algo”. Por tanto la percepción que teníamos antes de ver la peli era más bien morbosa, pensando en ver chicas desnudas y escenas de cama a tope... ¡nada mas alejado de la realidad! [Joder, NAVAS, que estábamos en el 69]

Casi llenamos el cine. Recuerdo que sentados un par de asientos a mi derecha estaban PACO BERNET y JOSÉ LUIS KIMATRAI (GOBEN para los amigos), que pasado el tiempo se casó con mi hermana. GOBEN, al que entonces apenas conocía, era un tipo alto, delgado y guapetón, vamos un yogourt con tropezones (pasión de cuñado). La peli fue discurriendo con normalidad, pero al llegar el momento del parto, se ven en primer plano como el bebé asoma la cabeza y sale sangre a borbotones. En ese momento cumbre se oye un murmullo a mi derecha, y PACO BERNET me comunica que le ayude, que GOBEN se siente mal. Tuvimos que ser varios para cogerlo y sacarlo al vestíbulo. La cara pálida y las piernas flojas. Lo tumbamos en un asiento adosado a la pared y estuvimos un buen rato abanicándolo hasta que se le pasó el mareo. Lógicamente nos perdimos el final...

[Se supone entonces que GOBEN no asistió a los partos de la hermana de NAVAS]


Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Don Cecilio y el Ninot

JOSE CARLOS NAVAS, un relato ocurrido durante el viaje de PREU, marzo/1969.

Cuenta el NAVAS que en Valencia, estaba jugando a las maquinas petaco en un salón recreativo que había junto al hotel, con ANTONIO GUERRERO (que vivía en un viejo chalet en Benítez y su padre era veterinario municipal). Y se les acercó un chaval lugareño ofreciéndoles unas entradas...

“En principio nos negamos a escucharle pensando que nos quería vender algo o que nos la quería dar con queso. El tipo insiste en que no se trata de vendernos nada, que nos las regala pues se trata de unas invitaciones para el Parador EL NINOT...”

Y les explica que allí se celebra una fiesta para nombrar a la FALLERA MAYOR, que asisten autoridades, falleras y la crema y nata de Valencia. El único problema para NAVAS y compañía eran la chaqueta y corbata indispensables. El caso es que aceptan las invitaciones, confirman en el hostal cutre que, efectivamente, esa fiesta era de lo mejor; se visten con sus mejores galas y se marchan más contentos que unas pascuas...

“Cuando llegamos quedamos deslumbrados. Se trataba de una enorme carpa muy lujosa e iluminada, con porteros de abrigo rojo, botones dorados y gorra de plato. Presentamos nuestras invitaciones medio moscas hasta que escuchamos que nos dicen "pasen". Una vez dentro, aquello era un salón inmenso, con enormes lámparas de araña colgadas del techo, cortinajes de terciopelo, un gran escenario y como nos habían dicho una gran fiesta de gala con todas las falleras...”

Poco a poco se meten en ambiente; comen para compensar lo del puré de macarrones; beben y cómo no, ligan: “Estuvimos bailando con unas chicas vestidas de fallera que representaban a no sé qué asociación... lo estábamos pasando fenomenal, aunque entre las chicas y nosotros había un metro de enaguas y telas almidonadas”.

El NAVAS dice que sentía cierto “acojone” porque estaban escapados del hotel (algo tenían que haber logrado los agustinos)... habían avisado solamente a ANGEL DÍEZ, pero eso no era suficiente para tranquilizar su conciencia... “así que a las dos de la madrugada, a pesar de la insistencia en que nos quedáramos por parte de la pandilla con la que habíamos congeniado, decidimos volvernos”.

Llegaron al hotel como a las tres de la madrugada (que para la época que corría era una hora enorme). “Subíamos las escaleras con mucho cuidado para no hacer ruido y cuando llegamos al primer descansillo ¡Horror! Nos encontró el CECI”

Don CECILIO estaba cabreadísimo. Les preguntó de donde venían. Y como eran chavales de los agustinos, pues le contestaron la verdad: que venían de la fiesta de las falleras... Y entonces Don CECILIO se cabreó aún más y les dijo: “¡COÑO! Eso se avisa. Me habría ido con vosotros!”

Porque, por lo visto, don CECILIO era valenciano y apreciaba muchísimo las cosas de su tierra, y apreciaba a la gente que apreciaba estas cosas, como estos dos sinvergüenzas que, en realidad lo que apreciaban era ligar con las falleras.

Nota del NAVAS: “Aseguraría que fue Don CECILIO pero la memoria a veces falla, lo que sé se que era oriundo de la tierra valenciana y de ahí su respuesta. Por cierto ni castigo ni nada, nos mandó para la cama que al día siguiente había que madrugar”


Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Los niños pijos del Colegio San Agustín de Ceuta

Si dejamos aparte las bromas y la socarronería, es cierto que existían ciertos matices que diferenciaban a los chicos que venían de los agustinos y los que ya estábamos en el instituto... Recuerda el NAVAS: "Para los “pijos” que procedíamos de los agustinos [ingresar en el instituto] supuso una novedad hasta entonces desconocida. En primer lugar nos parecía un sueño COMPARTIR AULA CON NIÑAS, recordemos que los agustinos era un centro masculino. ¡Que gozada¡. Fue muy gratificante hacer nuevas amistades, sobre todo femeninas, y la formación de pandillas.

Colegio San Agustin

En segundo lugar, supuso tal libertad que a algunos, a mi entre ellos, nos costó asimilarla. Pasamos del estricto control y opresión en los agustinos a una relajación manifiesta: no pasaban lista en clase, la comunicación profesorado familia no era tan constante, ni en tiempo ni en grado. La prueba de esto es que de los que nos fumábamos las clases a diario, jugando a las cartas y los dados en el salón del C.N. Caballa, el noventa por ciento éramos gente procedente de los agustinos. Fue como si nos hubiesen abierto de pronto la puerta de la cárcel y salimos al mundo en tromba.

Con el tiempo aprendí la lección: LA REPRESIÓN, DEL TIPO QUE SEA, CREA PERSONAS INMADURAS. Consecuencia de ello fue que tuve que repetir al curso siguiente..." [Si, pero el tío se fue al Claret de Madrid]

Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Don Víctor, la sangre del Aguilera y el mamonazo del Navas.
Un relato del propio mamonazo.

"Una de las imborrables huellas que me dejó el paso por el instituto fue conocer y recibir clases de DON VÍCTOR. Yo, que venía de un centro en el que se practicaba el autoritarismo puro y duro de la época, me encontré con un profesor joven, con un talante hacia sus alumnos que rompía con el del resto de profesores que me había dado clase. Su forma de dirigirse a nosotros, tan jovial, con confianza, tratándonos como personas y no como meros alumnos me caló hondo. Nos hizo sentir diferentes y por ello se ganó inmediatamente nuestro respeto.

Recuerdo que estaba recién salido del horno, apenas si llevaba dos cursos de docencia, y a veces cuando se dirigía a las niñas tartamudeaba, porque todas estaban enamoradas de él y eso se nota. A nosotros los varones nos gustaba más su novia (que era prima de EMILIO BARRANCO), que daba clases de gimnasia en el instituto femenino. La nueva pedagogía de DON VICTOR y sobre todo su trato y consideración hacia nosotros hizo que se ganara desde el primer momento nuestro respeto y admiración.

Nos daba biología y creo recordar que en vacaciones de Navidad (posiblemente en DIC/1968) quedamos un día para hacer unas prácticas de laboratorio, la primera que hacía en mi vida, y consistía en analizar una gota de nuestra propia sangre. Conforme íbamos llegando nos daba una especie de bolígrafo (no se como se llama), y nos teníamos que picar en la yema del dedo pulsando un botón que tenia en su extremo. Nos apretábamos, salía una gotita de sangre que colocábamos en un porta, la tintábamos... y la observábamos al microscopio para anotar una serie de puntos de una ficha que nos había facilitado previamente.

Yo me pinché y ME PUSE A MANIPULAR EL APARATO, JUGANDO CON ÉL (esto lo tienes que explicar mejor, Navas). Tenía una especie de pulsador con forma de ruedecita... y cuando me cansé de jugar con la ruedecita lo dejé encima de la mesa, junto al algodón y el alcohol... Al poco llega PACO AGUILERA, y DON VICTOR le explica en qué consistía la práctica. Cuando PACO se entera que tenia que pincharse para sacarse sangre, dice que le da miedo y que no se saca sangre. DON VICTOR le convence después de muchos argumentos diciéndole que apenas es una gota de sangre y un pequeño pinchazito de nada. ¡Que no, que no¡ insistía PACO negándose rotundamente. Por fin, medio obligado por DON VICTOR, accede. Se coloca la punta del boli en la yema del dedo, cierra los ojos y oprime el pulsador: ¡Zas...! POR LA PUNTA SALIÓ UN ESTILETE QUE CASI LE ATRAVIESA EL DEDO, con la consiguiente efusión de sangre.

Los gritos se oían por todo el instituto. El pobre PACO AGUILERA gritaba: ¡CONQUE UNA GOTITA!. DON VÍCTOR, colorado, no sabía qué decir y preguntaba quién había tocado aquello. Y yo tremendamente aturdido porque no esperaba aquel resultado, y no había sido mi intención, me decía a mí mismo: “¡Y ahora cómo explico yo la verdad, y que encima me crean! ¡Seguro que pensarán que es una gamberrada!”. Así que como un puto cobarde me quedé callado y jamás se supo quien fue el autor de la fechoría.

Con motivo del 25 aniversario, mi promoción de Magisterio nos reunimos en Ceuta. Y entre otros profesores acudió DON VÍCTOR. Subíamos la cuesta de Magisterio, donde iba a tener lugar el acto académico, y me acerqué a él, y en cuanto tuve ocasión le conté esta anécdota que tuvo lugar 30 años antes. Lógicamente no recordaba nada. Yo sí, y seguro que PACO AGUILERA también.

JOSÉ CARLOS "mea culpa" NAVAS.


Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


El desafino del Tejero

Al hilo de un comentario anterior sobre el desafino de JOSÉ Mª TEJERO, nos aclara JOSÉ CARLOS NAVAS que esa canción se titulaba “Tan sólo un recuerdo” y la presentaron al 2º Festival de la Canción, CEUTA PERLA DEL MEDITERRÁNEO. La melodía había nacido en Madrid, donde ambos repetían PREU (69/70) en un colegio aún más pijo que los agustinos, en el Claret. Como no tenían pasta, y pasear era gratis, paseaban. Y mientras caminaban iban barruntando melodías que, luego en la residencia, retocaban con la guitarra y le acoplaban letras. Así, a lo tonto, compusieron juntos muchas canciones de las que apenas quedan restos. Cuando regresaron a Ceuta, montaron su “estudio de grabación” en casa del TEJERO. Es decir, forraron una habitación con cartones de huevos y la pintaron de colores. Mu horterísimo... pero les motivaba para seguir componiendo. Presentaron una de esas canciones, “Lejos de ti”, al Primer Festival de la Canción Perla del Mediterráneo. La seleccionaron. La cantaron el propio JOSÉ Mª TEJERO y, en la segunda vuelta, JOSÉ CARLOS BELLIDO. Bueno, no ganó nada, pero la satisfacción y el reconocimiento fueron enormes.

Cuenta JOSÉ CARLOS que en el verano de 1970 se fue de vacaciones con sus padres y dejó en el puerto de Ceuta a la chica que ahora es su mujer. Y dice que la echó de menos una jartá. Tanto la recordaba, que tomó una de las melodías de JOSÉ MARI y le puso letra. Así nació un inspirado y precioso tema: “Tan sólo un recuerdo”... ¡ESTA ES LA CANCIÓN DEL DESAFINO!

La historia del desafino del TEJERO (no confundir el desatino de otro TEJERO) ocurrió en el Segundo Festival Perla del Mediterráneo de Ceuta. Presentaron la canción. Fue seleccionada. Como no tenían un duro para orquestarla, decidieron que un grupo de músicos amigos (Pedro Soriano tocó la batería; el bajo, Paco Alcauza; guitarra rítmica, Jorge; el punteo era de José Miguel Campañay los timbales de Antonio) acompañaran a JOSÉ Mª TEJERO. Y cuando fueron a ensayar, antes de la actuación, se les echó el tiempo encima y la organización les negó la posibilidad de dejar a punto las cosas. Por culpa de esto se marcharon muy tarde para vestirse y llegaron tarde a la actuación. Fueron descalificados y sólo les permitieron cantar en 9º lugar, pero ya sin opción a nada. El desastre se consumó justo cuando subieron al escenario... No pudieron utilizar el equipo de voces. Menos mal que entre PEPE MONTES y el grupo que acompañaban a los HERMANOS CALATRAVA (que actuaban en el final de fiesta) pudieron apañar tecnicamente las cosas. Pero fue un desastre, los instrumentos iban desafinados, el volumen estaba altísimo y el TEJERO ni se oía a sí mismo. Tan mal estaba sonando la canción, que pararon la interpretación para intentar afinar aquello... pero cuando se reanudó, sonó igual de mal. A JOSÉ CARLOS NAVAS le faltaba silla para hundirse en ella... ¡imaginaos al pobre JOSÉ Mª TEJERO!


Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Navas, el genealogista

En palabras de propio NAVAS, su paso por el instituto “fue breve pero intenso...”, y nos cuenta otra maldad que aconteció ese curso 1968/69. (Y mira que el chiquillo no era mala cosa, pero es que venía de los agustinos...¡el pobre!)

Nos daba historia "EL MACHUCA" al que le gustaban sobremanera los árboles genealógicos de los Reyes... y en el examen trimestral de Navidades nos puso uno de esos árboles. Como es natural, y de suponer, yo no tenía ni puñetera idea. Así que, ni corto ni perezoso, me puse a componerlo con los nombres que se me venían a la cabeza, aunque no tuvieran nada que ver unos con otros, o aunque no fuesen coetáneos. Fui casando a los hijos e hijas de los reyes de referencia como me daba la gana, les ponía su descendencia, su crucecita con la fecha de defunción... Margarita de Parma la casaba con Carlos III y le buscaba como digo descendencia etc. Hacíamos el examen en el aula magna, y el compañero que estaba a mi lado, creo recordar que era JAVIER PÉREZ BLANCA, me decía: “¡Quillo dime algo!”... “Pero si no tengo ni idea”... pero el hombre no me creía y contestaba, “¡So mamón no seas falso que te estas hartando de escribir!”.

[¿Javier Pérez Blanca no es el canalla que se quedó con el amor de Angeli Acosta?. (Milan)]

Lo cierto es que yo no pensaba entregar el examen (ya sabía lo que se merecía). Y en un descuido del MACHUCA, el incrédulo JAVIER PÉREZ BLANCA se levanta y me quita la hoja y se la lleva a su sitio. La copia íntegramente, convencido el pobrecito mío de mi sapiencia. Mis hojas fueron pasando por toda la sala y copiadas por más avisos que yo pudiera decir... No me creían. Cuando dijeron de entregar el examen, alguien, el que lo tenía entonces en su poder, lo entregó.

A los pocos días, entra en clase el MACHUCA y dice: “En esta clase hay un burro pero muy burro... y hay otros quince que son más burros todavía que han copiado del primer burro”. Y añadió que el que quisiera aprobar la asignatura tenía que hacer un trabajo. A mí me tocó hacerlo sobre "El Testamento Histórico y Político de Carlos I", libro estaba en la biblioteca del instituto ¡pero escrito en castellano antiguo!. Así pude aprobar ese examen. Si, mi paso por el Insti fue breve pero intenso.

Un Abrazo, Jose Carlos Navas


Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Algunos chicos de Preu

En PREU había un grupo de gente interesantísima. Recuerdo a SIMÓN CHAMORRO MORENO, muy aficionado a la fotografía (hoy catedrático de geología y biología en IES Siete Colinas, ha escrito un libro sobre la geología de Ceuta y estos días me han contado como descubrió que una falla atraviesa justamente uno de los fuertes tardomedievales de García Aldave, y hace que se abra y cierre pautadamente... además es el alma actual del Instituto de Estudios Ceutíes); JUAN A. BRAVO SOTO, que ha participado a recuperar pecios de mucho interés histórico... eran tíos muy creativos, como otros tres:

ROMÁN DOBAÑO MOURIÑO del que ya he comentado sus cosas como político en Melilla. De él guardo un poema, "Yo te tallaré, mi Dios" y un relato, "El Rebelde".

PEPE MONTES RAMOS era el artista que pintaba los decorados del Salón de Actos cada vez que se hacía una obra de teatro o un festival. Le dejaban hacer y a mi eso me llamaba mucho la atención... una vez pintó un enorme arlequín picasiano (encaramado en un andamio cual Miguel Angelo Bounarroti), con tan mala fortuna que le marcó un sospechoso pliege en la entrepierna. Cuando lo vió el Padre CHICO se escandalizó, evidentemente. Lo comunicó a la autoridad competente, don JAIME RIGUAL, por supuesto, y se personó en el Salón de Actos diciendo que aquello tenía "volumen" y ordenó al bueno de PEPE MONTES que borrara fulminantemente tal obscenidad... PEPE pintaba con mucha soltura, y también escribía. Conservo varios poemas de él. En 1969 el instituto le publicó su par de poemas.

Y por último el amigo LEÓN A. BENELBAS TAPIERO (del que hablo en la sección de la OJE), un tío despiertísimo y compañero en la OJE. De él conservo una reflexión que ganó en los "V Juegos Florales de la Juventud" de 1969... (son cosas de juventud, tampoco hay que avergonzarse)


Quedan en el recuerdo muchos profesores... el cura CHICO, inolvidable. Me suspendió la religión de 1º de bachillerato, en junio y septiembre... y me la volvió a suspender en junio de 2ª. ¡Y todo porque en un examen le puse que el culto que recibía la Virgen se llamaba idolatría!

La MOSQUERA, de geografía e historia. La JALÓN, de francés. Dª RITA, de química. Don Jaime y el PRIETO, de matemáticas. La CASTELAO, de literatura... DON ANTÓN, el SOTELO y el GARRIDO, de gimnasia... que teníamos un chandal rojo horterísimo. Teníamos un profe de dibujo manco, que conducía un "escarabajo" y vivía por Villa Jovita. A una profe de latín le decíamos "la bruja" y un día me ridiculizó delante de todos y los jodidos se rieron de mi... más tarde, durante años, fue mi vecina de apartamento en Fuengirola...

Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Doña Rebeca y otros profesores de Covadonga Señor

Yo recuerdo a varios profesores del insti. Uno de ellos daba filosofía y se llamaba Justiniano; muy alto él y con nariz aguileña. También estaba la Valderrama, hueso duro de roer. Doña Oliveria, que daba latín... pero con la que me quedo es con Rebeca.

Rebeca era una señora muy seria poco agraciada, con el pelo recogido a modo de coleta larga y con unas gafas alargadas de pasta color negro. Siempre olía a jabón lagarto;.mayorcita y soltera, ella. Esa profesora era dura pero muy buena. A veces, cuando me pillaba hablando con la compañera me decía:

- Señorita señor, como yo la vuelva a ver distraída le voy a dar una patada y la voy a mandar al Alfonso Murube.

Y toda la clase se partía de risa, incluida yo, claro, pero en el fondo me temblaban las piernas.
Como los alumnos de letras éramos muy pocos, la clase era MIXTA!! es decir unas diez niñas y unos cinco niños que se pasaban del lado masculino al nuestro, con lo cual venían algo cortados.

Recuerdo en especial a dos de ellos: Bellido, muy buena persona y Palomo, muy gracioso que decía que se ponía muy nervioso en los exámenes y Rebeca lo dejaba que se fumara un cigarro en el examen.  Y, ahí, en el cigarrillo, era donde palomo escondía la chuleta. Hasta que un día lo pilló y recuerdo que decía mirando al techo

-¡Ay dios mío! Tantos campos sin arar y este burro aquí metío

Era fenomenal. Una gran mujer que me enseñó a estudiar, a que me gustaran las letras y a tener ese humor socarrón que ella tenía. Luego resultó que había sido vecina de mis padres cuando se casaron. Vivíamos en una boca-calle (c/Espiritu Santo) de la calle Jáudenes y cuando yo nací hasta me hizo patucos y jerselillos. Al cabo de los mucho años se casó con un militar. Hecho muy meritorio socialmente hablando porque ella es hebrea y él cristiano. De alguna manera me miraba con cariño y yo a ella con muchísima admiración.

En fin. Daría lo que fuera por tener una charla con ella pero creo que ya no está en Ceuta. Me enseñó más de lo que ella se pueda imaginar.


Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Los profesores en el recuerdo de Mariquilla (Mª Ángeles Gómez Picaso)

Yo recuerdo con cariño a otro profesor al que apodábamos El Supino, daba clases de latín y era muy despistado. Un día esperaba el autobús en la parada de las escalerillas (fué vecino de Villajovita) y se dió cuenta de que llevaba puestas dos corbatas. Ni que decir tiene la guasa que nos gastamos los que estabamos presente.

Otro que tengo bién presente es Don Enrique, El Botijo, porqué era bajito y gordito, pero muy guapo. Enseñaba matemáticas.

Tuvimos un profesor que se llamaba Víctor y le deciamos El Físico, naturalmente daba física. Cómo el anterior, también era muy joven y guapo.

Recuerdo (ahora el que recuerda es Milan) que a Teodosio Vargas Machuca (actualmente en Algeciras) también le decíamos el botijo por dos cosas. Porque era pequeño y gordito, y porque parecía que la voz le salía desde el fondo de un botijo. Don Teodosio me otorgó la única Matrícula de Honor que conseguí en Bachillerato. Sin duda, el Víctor-Físico es el mismo Víctor -biólogo que ya tenemos recordado.

Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Los profesores en el recuerdo de Ponciano (el fulanito prefiere mantener el anonimato)

Lengua: África Valderrama ¿Díaz?. Tenía una gran verruga en la barbilla y era jorobada. Yo era uno de sus niños favoritos (desde que Babil y yo le ayudamos a trasladar los libros de la biblioteca porque tenía goteras). Me retó a leer el Qujote y en el verano (después de acabar 6º) iba todas las tardes a la biblioteca, Elegí una edición en 8 tomos (papel grueso y letra mediana mucho mejor que el que yo tenía en casa que no se notaba si habías leído 20 páginas). El ir acabando cada tomo me animaba a seguir leyendo. En Preu yo estaba sentado en la primera fila y cuando empezaba a preguntar el tema yo bajaba la cabeza si no lo había estudiado. En caso contrario la miraba y ella me sacaba a la pizarra. Como anécdota decir que usábamos por aquella fecha las "tablas cronológicas de la literatura española" de José Fradejas Lebrero (Pepe Lapo) otro de los profesores de Lengua.

Ciencias: Luis Luna

Griego: Carlos Posac Mon (nunca me dió clase). Recuerdo que cuando metieron las máquinas para hacer el llano, Luis H. de Loma y yo nos dedicábamos a recopger restos de cerámica (salieron muchísimos) y se los llevábamos porque estaba dedicado a recopilar restos arqueológicos.

La profesora de Ciencias era Carmen (la ameba)

Francés: La Sta Jalón (mujer de Manuel Alonso Alcalde).

Química: Dª Rita

Matemáticas: Jaime Rigual Magallón, Luis Boiguez Iglesias (el basto)

Filosofía: Antonio Aróstegui Mejías (tengo el libro que usábamos en Preu dedicado por él, porque era amigo de mi suegro)

Matemáticas en 5º: Peñalver (era un plomo)

Director: Juan Reyes (...también lo fueron el Fradejas y don Jaime Rigual)

Historia; José Gordillo Osuna (Carracao conoce anécdotas de lo escrupulosos que era)

Religión: Luis Chico Vaello


Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Los profesores de Pepito Carracao

¿Era Garrido un profesor de Gimnasia (entonces no era Educación Físca) que tuvimos en 1º de Bachiller? Yo le había contado algo sobre mi tía de América, por eso en tono de broma me llamaba "Yanqui". Recuerdo una vez que después de hacer un salto estupendo —no sé si en el potro o en plinton—, se le escapó espontáneamente ¡Viva Yankania!

¿Era Garrido? verdad. Como casi todos, procedía de Falange. Luego estaba Alfonso Sotelo, que fue el inspirador de los campeonatos de balón tiro entre los cursos del instituto. Mi curso ganamos la tarta/premio muchos años. La tarta la hacían en el Vicentino, y mi hermana Anita prestó la paleta para cortarla y desapareció.

Fidel, también dio Educación Física, procedía de los Agustinos y junto con Teodosio Vargas Machuca (lo saludé hace unos días en Algeciras) dio también Educación del Espíritu Nacional. Teodosio me dio Matrícula de Honor en esta asignatura (también se le llamaba Formación Política), porque había preparado un cuaderno con muchos recortes y fotografías. Luego, en PREU, Teodosio me dio Historia del Arte.


En 3º me dio clases de biología don Luis Luna, y en 5º Dª Carmen (me da pena decirlo, pero la conocíamos por la ameba, todo bondad). Os cuento dos anécdotas a modo de mi homenaje a ella.

No era una mujer guapa, andaba con dificultad, tenía problemas en sus pies. Un día llegó recién peinada de peluquería y le dije: “Dª Carmen, viene Vd. muy guapa”. Me lo agradeció con una sonrisa. Un poco después, se lo dijo otro, y luego otro y luego otro. Ella nos dijo:

“Si una mañana le decís a vuestra madre que está muy guapa, os lo agradecerá con una sonrisa y un beso; si se lo volvéis a decir un poco después, volverá a agradecéroslo; pero si lo hacéis una y otra vez, podrá pensar que os estáis riendo de ella. ¡No lo olvidaré jamás!”

La otra anécdota fue durante un examen. Debajo del folio en el que escribía tenía una "chuleta" de media cuartilla, escrita en tinta de color rojo (muy discreta, por cierto), me sorprendió copiando, levantó el folio, cogió la chuleta y levantando su brazo con ella, se dirigió a los demás, diciéndoles: “¡Miren que chuletita, miren que chuletita!"

Dª Carmen vive hoy día en Torre del Mar. Una de sus antiguas alumnas (Carmen Gª Marín) nos dice: "...se llama Mari Carmen y es mi vecina en Torre del Mar. Está ya muy mayor, sigue con sus andares tan raros y recordando muchas cosas de su paso por el instituto de Ceuta"

Subir / Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos


Una historia sobre don JAIME RIGUAL

Yo admiraba a D. Arturo; queria a Alfonso, era como de la familia, y me horrorizaba D. Jaime.

Con este creo que tod@s tenemos una anécdota. Cuando estudiaba magisterio no entendía nada de lo que explicaba, además yo era de letras. En un examen me pilló copiando, y cuando yo lo sentí detras de la silla me iba a entrar algo; pero con un gesto paternal me dijo: "Copia,hija, copia, que copiando tambien se aprende". Y me aprobó la asignatura.

Rosi Sentís (Foro Niñ@s Vi.Jo.)

 

Rigual, Sotelo, Arturo
Don Alfonso Sotelo, don Arturo Company y don Jaime Rigual / La foto es cortesía de don Cecilio Alonso


Sobre uno de los componentes del trío. (Pepe Martínez Riquelme, en el Foro Niñ@s Vi.Jo.)

Érase una vez un profesor explicando un tema sobre logaritmos en la Escuela Normal de Magisterio, que así se llamaba entonces. Ese profesor era D. Jaime Rigual Magallón. Cuando terminó de explicar se dirigió a sus alumnos y preguntó:

- ¿Lo habéis entendido?

Todos, menos uno, contestaron que sí. El menos uno, que era yo, dijo:

- Yo no lo he entendido.- Me miró y me dijo:

- Que te lo expliquen tus compañeros, "atontao", que ellos sí lo han entendido.

En el curso éramos siete, así que me dirigí a los seis restantes componentes del curso y les dije que a ver si alguno me lo explicaba. Pero resultó que ninguno había comprendido nada. Entonces me levanté, me dirigí a D. Jaime y le dije:

- Ninguno me lo puede explicar porque tampoco ellos lo han comprendido.

Hizo una pausa y luego D. Jaime se dirige a ellos y pregunta:

- ¿Por qué todo el mundo se ha callado si no lo han entendído?

Fue cuando le expliqué:

- Porque ninguno quiere que le llame "atontao" como usted me ha llamado.

Se levantó, y se me quedó mirando. Os podéis imaginar como estaba yo, con la inmensa humanidad de D. Jaime, además encima de la tarima, con sus ojos fijos en mí. Yo me sentía peor que David ante Goliat. Nos miró a todos, cogió la tiza y dijo:

-Empecemos de nuevo y a ver si esta vez os despertáis.- No os podéis imaginar como respiré.


Subir > Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos

El caótico relato de Mercedes Berruguilla

Yo busco hace tiempo el rastro de tres amigos de Preu 69, que tras nuestros largos paseos por el puerto de Ceuta, prometimos reencontrarnos pasados los años, y contarnos cómo nos fue. Pero hasta que he dado con tu página y las fotos que publicas, no he tenido más que las noticias que paso a describirte.

Yo, Mercedes Berruguilla Rodríguez, me movía en el grupo formado por...Rafa Atencia, Ignacio García Mandillo, Paco Aguilera, Gobe Kimatrai, Jorge Rivera, Gonzalo Puya, Agustín Rial, Pepe Amores… hacíamos guateques aquél verano en las azoteas o en los pisos de algunos de nosotros. Yo tenía un novio epistolar en granada… y debido a eso, conseguí que [en el viaje de fin de curso] el curso parase en Granada para verlo. Íbamos cantando en el autobús vuelvo a Granada, de Miguel Ríos.

Ese preu, yo toqué el piano en la gala de fin de curso, con un vestido diseñado por mí, y tela de brocado, comprada en el zoco, de color naranja. Pasamos por granada, sí… pero sirvió de mofa todo el viaje, porque en la discoteca, junto al Isabel la Católica, y luego en la puerta del hotel, en puerta real, mi novio no se atrevía a ponerme un dedo encima… y todos pensaban en un desvío desperdiciado. El resto del trayecto, lo pasé lavando con jabón lux las camisas de Iñaki y alguno más… el me sugirió comprar en la capital del turia, un single de Ray Charles, que aún conservo… y en mi memoria, una canción: iCan,t stop loving you!

Don Cecilio, con su eterna pipa en los labios, y aquél lacio flequillo y sus gafas de montura negra, cuando le pregunté si podíamos ir a la discoteca, me dijo vaya, vaya, berruguilla, pero no me lo diga, es usted, demasiado inocente.

Mari Carmen Anaya, a quien ahora ve con cierta frecuencia mi novio de entonces, hoy cirujano en granada a punto de jubilarse, y con quien he vuelto a establecer conexión, por internet, y visto físicamente, tras 40 años. Por aquél entonces bebía los vientos por Paquirri Bernet, que me despertó en el club de natación caballa de un traumatismo provocado por un cuadro con la tabla de gimnasia, y las figuras de plomo que pesaban un muerto. Un chico, llamado José Manuel Cabezudo, sufrió un accidente al tirarse al mar, en el otro club, junto al puerto. Se dio en la cabeza, y creo, que quedó parapléjico. Yo, que siempre había sido una niña ejemplar, recuerdo al profesor de griego, alias, el Supino, como la pesadilla con pecas, que se pasaba la clase rascándose como un simio, y a quien dibujé un día… me pilló y me mandó a ver a don Jaime Rigual.

Morata, un profesor con gafas, alto, llenito, no recuerdo qué asignatura nos daba… porque Oliveria nos daba latín, y un guaperas con chaqueta de cuadros, biología. Mis amigas, Inmaculada, su hermana, Ana Mari Pazos, las hermanas Cristina y Elena Zurrón, hijas del alcalde de entonces… cuando Ceuta brillaba de limpia, porque fregaban con jabón, cepillos y mangueras las calles… Marichá, a la que mi hermano Enrique ha encontrado en Algeciras, y que me llamó, diciéndome: ¿Sabes quién soy? Y le respondí: María del Rosario García Lamas. Se quedó flipando… hará unos cuatro años de esto.

Con Gonzalo y Agustín Rial viví en granada una experiencia de piano en la residencia Acys... con mi profesor de derecho natural, don Nicolás María López Calera. Vargas Machuca me enseñó más historia que en toda mi vida… y conseguí aprenderla.de Carlos Bernal, y Manolo Romay, tengo el recuerdo de la iglesia de San José en Hadú, mi segundo barrio, después de el Morro, donde nací. La panadería de Hadú, las Mercedes, la creó mi padre, al volver de Venezuela… donde yo también estuve desde los dos a los cuatro años. Carlos Bernal compuso aquella canción versionada de los versos de Bécquer… del salón en el ángulo oscuro, de su dueño  tal vez, olvidada, silenciosa y cubierta de polvo veíase el arpa. Cuánta nota dormía en sus cuerdas, como el pájaro duerme en la rama, esperando la mano de nieve que sepa arrancarla. Ay, pensé, cuántas veces el genio así duerme en el fondo del alma, esperando una voz que le diga ¡levántate, y anda!

Y de Anamari del Río, la hija de don Andrés del Río Abaurrea, conservo un montón de partituras que me regaló. Con las hermanas Zurrón salía en Granada, y un día me largaron a un tío muy guapo, de Málaga, llamado Antonio, a quien le dieron plantón.  Yo fui a la cita, al Yoguis, en la calle Recogidas, a bailar… y tenía tal temblor, que el muchacho me dijo: ¡Anda, vámonos! En la fiesta de fin de curso, le dije que sí a Rafa Atencia, pero me arrepentí enseguida, y le confesé que no estaba enamorada de él, lo que le supuso un verdadero trauma.

Nunca aprobé una asignatura de derecho… aunque estuve dos años en la facultad, no faltaba a clase y tomaba apuntes. Mi profesor preferido era el de político… y me extasiaba en derecho romano, con el brevas. El de historia era totalmente anodino. Lo único que saqué de esa facultad fue representar un pequeño papel junto a Marisa Paredes y Julio Núñez, Estanis González, José Codoñer y otros... pues estaba en el teu de derecho, y al oír mi voz me cogieron para sustituir al hijo del regidor, que se puso enfermo. Yo tenía 17 años, Marisa Paredes, pecosa, pelirroja y guapísima, unos 23.representamos una obra de Valle Inclán... y la compañía quiso llevarme a Madrid. Mi padre, desde Ceuta, dijo que ni se me ocurriera. Luego he seguido de amateur. Escribo mis guiones, monólogos, sainetes y los dirijo y represento. Estoy escribiendo mi primera novela… Al correr del tiempo. Estoy a punto de acabarla. Escribo multitud de poesías a diario en facebook, cuentos inanimados. He colaborado con diversos periódicos y publicaciones durante años, en Ceuta, y Baza donde hago desde hace diez años, un programa radiófónico con ondacero altiplano, unos minutos de opinión libérrima sobre cualquier acontecer, local, nacional o mundial, llamado la carta. Y, en fin, aunque el cuerpo se me ha vuelto una alcayata oxidada, mi mente, gracias a dios funciona bastante bien, con una memoria casi fotográfica. He estado en varios grupos de teatro amateur, y tres corales polifónicas, de soprano. Tengo unos mellizos de años, barítonos y una hija de 38, soprano. Sólo Roberto, que vive en granada, sigue mis pasos, y viaja una vez al mes a Guadalajara para ensayar con su grupo coral, el mejor que he oído... y conozco unos pocos... kromatica, que acaban de editar su primer CD. Tengo tres nietos, y uno en ciernes que me quitan el sentío. Y mi padre, de 93 años, que hasta ayer estaba, fetén, y hoy, me ha dicho mi hermana, que está regular. Soy bastante negada para esto, Miguel Ángel, lo empecé a utilizar para vender Thermomix, y Avon, pero desconozco la mayoría de sus utilidades.

Empecé filosofía y letras, también....saqué el numero uno de mi promoción en la carrera administrativa, donde he trabajado 25 años de auxiliar, en la AEAT de baza, y la delegación de Granada. A Baza, me fui por amor otra vez, y aunque lo mejor, son mis tres hijos, estoy divorciada hace 8 años. Ahora vivo aquí en la Línea, traída por mis hijos para cuidarme… pero me vuelvo a Granada, que, aunque soy medio gaditana, medio granadina, por parte de padre, allí tengo mejores opciones para mis males. Si te parece interesante algo de lo que te cuento aquí en tus manos lo dejo. De todas formas, el hecho de que hayas respondido a mi llamada, ya es para mí, un logro, que te agradezco. Si me contestas, intentaré mandarte algunas fotos, de cómo era antes, bastante mona… y ahora tirando a gorila.

Un placer para mí, también, reecontrarte. Creo que tengo también tu firma en mi mini cuaderno, pero está en granada, en las cajas de mi vida. Cuando lo recupere te mandaré una foto. Un abrazo, yo sí te recuerdo, físicamente.


Subir > Inicio > Ceuta > INEM > Profesores y recuerdos

 

 

Esta web es diseño milan2.es
Última actualización:Abril 2016