Explosion Cadiz 1947    
La Web del Milano > Pólvoras

La Hipótesis Nc
Cómo y por qué explotó la Base de Defensas Submarinas de Cádiz en 1947


Inicio

> Hipótesis Nc

-- Explicación breve
-- Cómo y por qué explotó...
-- En el libro (PDF)
-- En el Blog del Milano
-- Artículo en TROCADERO
-- Artículo en RGM
-- La Noche Trágica

> Pólvoras

> Das FeuerWerkBuch
-- Manuscrito de pólvoras S. XIV


El Blog del Milano
Cuestiones personales
San Fernando
Ceuta

Contactos en:

milanlomo@milan2.es
Perfil Facebook
Perfil Twitter


Cohete

Miguel Angel Lopez Moreno
8 agosto 2016. Conferencia recuerdo 69 aniversario. Ver conferencia

Inicio > Pólvoras > Hipótesis Nc

Polvora GSBF-100
Grano de pólvora nitrocelulósica en los inicios de la descomposición espontanea

La Hipótesis Nc
(Teoría de la nitroceloulosa)


Notas para explicar el origen de la explosión de
Cádiz de 1947


(c) Miguel Ángel López Moreno


WBD
Carga de profundidad alemana WBD

ANTECEDENTES:

El 18 de agosto de 1947 estalló el almacén nº 1 de la Base de Defensas Submarinas de Cádiz. Contenía más de dos mil enormes bombas, entre minas submarinas, cargas de profundidad y torpedos. Causó 147 muertos, miles de heridos y enormes daños materiales. Se ha especulado mucho sobre el origen de la tragedia. Pero todas las teorías explicadas hasta el momento se basan en suposiciones cabalísticas y/o en condicionantes complejos, cuando no en fantasías indemostrables.

La hipótesis Nc (Teoría de la Nitrocelulosa) es una consecuencia directa de los datos novedosos aportados por José Antonio Aparicio Florido, autor de "La noche trágica de Cádiz: testimonios inéditos de la Catástrofe de 1947" (Diputación de Cádiz, 2009) En nuestra opinión La hipótesis Nc es una explicación fiable y, me atrevería a decir, definitiva; que no utiliza condicionales complejos o imposibles, ni se basa en supuestos azarosos que confluyen en la explosión original.

La hipótesis Nc se publica por primera vez en el capítulo 1º del libro de José Antonio Aparicio Florido arriba citado.


Tomado de Youtube, es una composición de José Antonio Aparicio Florido para los actos conmemorativos del 69º aniversario de la explosión de Cádiz de 1947. 18 agosto 2016.
"Primero se fue la luz, luego vino el destello, todo en un instante, y por último un bramido infernal y espantoso. La explosión fue horrísona, un estruendo ensordecedor y una vibración tan fuerte que hizo vibrar los muros de los edificios más sólidos. En el interior de la base ninguna construcción fue capaz de soportar la expansión del aire o el impacto de los objetos que actuando como metralla fueron proyectados con colosal potencia en todas direcciones. En la puerta principal, Manuel Tendilla perdió de pronto la consciencia sin adivinar la causa. Cuando despertó a los pocos minutos se vio tendido en el suelo,
contusionado, con las piernas y el pecho atrapados por la reja de la entrada, y sin fuerzas para desembarazarse de ella. Ni el cabo de servicio ni quien debía relevarle estaban ya en aquel lugar; habían desaparecido..." (J.A. Aparicio Florido)

José Antonio Aparicio se puso en contacto conmigo en el año 2007 a raíz de una referencia que incluí en mi libro "La Heredad de Fadrique". En concreto reparó en el siguiente párrafo:

"Corría el año 1948 y las minas submarinas que no detonaron en la dramática explosión de Cádiz del año anterior, se trasladaron provisionalmente a los Polvorines de la Marina en Punta Cantera. Posteriormente se trasladarían a la Cueva del Civil, en la sierra de San Cristóbal. Para desactivarlas y prepararlas adecuadamente se contrató a un grupo de personas entre las que figuraba Francisco Medina Pérez, por entonces de 16 años, hijo de Francisco Medina Sánchez, también trabajador de los Polvorines, y de doña Josefa Pérez, que a la postre fue la que cocinó el buitre, leonado él". (El capítulo entero puede seguirse aquí: Zizobra y el buitre)

Quería conocer la fuente de tal afirmación. Ese primer contacto originó una posterior colaboración sobre asuntos técnicos relacionados con municiones y explosivos presentes en la explosión de Cádiz. Posteriormente, una vez concluido, José Antonio tuvo la amabilidad de entregarme dos capítulos del borrador para su revisión.

No era intención de Aparicio buscar el origen de la explosión sesenta años después, pero sin él saberlo, esos folios del futuro libro contenían los datos precisos para interpretar las causas de la tragedia. A veces el azar hace confluir las circunstancias adecuadas para que surga la chispa. Y esta vez ocurrió. Quiso el destino que ese borrador cayera en manos de un químico que llevaba precisamente treinta años analizando la estabiliad química de las nitrocelulosas... ¡¡justamente el explosivo que contenían cincuenta cargas de profundidad almacenadas en la Base de Defensas Submarinas!! En consecuencia, de la lectura de esos folios surgió, como una fruta madura, La hipótesis Nc. Teoría que José Antonio ha tenido la amabilidad de incluir en su libro.


Subir - Inicio > Pólvoras > Hipótesis Nc

 

 

 

Esta web es diseño milan2.es
Última actualización: Noviembre 2013