Milano    
La Web del Milano

Los asuntillos de un homo sapiens venido a menos y acostumbrao

Inicio / Utilidades

> Cuestiones personales

- Tallas de madera
- Dibujos Oníricos
- Relojes de Sol
- Cuchillos
- Libros publicados
- Artículos
- Reflexiones
- Relatos breves
- Testamento vital
- Mis galerías fotográficas
- Anillo virtual milan2.es
- Mientras cenaban
- Genealogía de Álvaro y Alejandro
- Mosaico de amigos

El Blog del Milano

San Fernando

Ceuta

Pólvoras

Contactos en:

milanlomo@milan2.es
Perfil Facebook
Perfil Twitter

Inicio > Artículos > La escuela es para cosas serias

La escuela es para cosas serias

Miguel Ángel López Moreno
Octubre de 1992
Diario de Cádiz no lo consideró publicable


Inicio - Volver a Artículos
 

Las palabras que siguen son duras y pueden ofender a algunos, por eso siento la necesidad de disculparme previamente. Vaya por delante mi respeto por las personas con nombres y apellidos, capaces de mirar a los ojos cuando toman una decisión, pero vaya también por delante mi desprecio por las jerarquías capaces de discriminar impasiblemente a mis hijos. Me siento agredido por esta gente e impotente para defenderme de ellos, de ahí mi acritud. En estas palabras no hablo de católicos ni de iglesia, hablo de la jerarquía catolicista como estructura de poder que hace lo impensable para perpetuarse en él. Hablo de los que utilizan el catolicismo como ideología y no como religión.

La cara actual de esa jerarquía catolicista está impregnada superficialmente de respeto a los derechos humanos. Pero solo es la superficie, a los obispos españoles (y a todos en general) no les gusta que le recuerden que su jerarquía se amolda a cualquier circunstancia histórica, POR VERGONZOSA QUE SEA, con tal de salir victoriosa.

La jerarquía que dirige a los católicos es la organización de poder más camaleónica que han inventado los hombres. Es capaz de justificar cruzadas evangelizadoras que exterminan pueblos, para después "salvar" las almas de los desgraciados que sobreviven. Es capaz de crear la Inquisición para exterminar con crueldad cualquier asomo de pensamiento libre y, al mismo tiempo, es capaz de predicar respeto a la dignidad del hombre.

Por la culpa, por la grandísima culpa de los obispos españoles, en este país son expulsados de sus aulas todos aquellos niños que no quieren dar religión en el colegio público. El curso pasado eran expulsados durante una hora semanal... pero esto no era suficiente para ellos, este curso de 1993/94 los obispos católicos del país han conseguido que sea una hora y media. Han conseguido que todos los escolares españoles den una hora y media menos de matemáticas o lengua, para dar hora y media religión o, en su defecto, quedarse a las puertas de su propia aula. ¿Donde está el respeto de los obispos a las personas que deciden no dar religión y son separados de sus compañeros?

La elección libre y voluntaria de unos padres (los que deciden que sus hijos den religión) solo debería afectar a quien la toma y nunca a terceras personas (mis hijos). Condicionar la vida escolar de unos niños a la elección que para sí hacen otros, es ejercer una grave coacción y es un atentado a la libertad... pero esto parece no importarles a los obispos porque la libertad de pensamiento no es grata a las jerarquías de cualquier religión que sustenta un poder sociológico real, y menos aún la católica.

En este país existe una sociedad civil que quiere caminar al margen de las consideraciones mágicas de las religiones y que ha escapado al apretado corsé intelectual que nos impusieron los curas de los 40, 50, 60 y 70. Es UNA SOCIEDAD QUE RECLAMA RESPETO A SUS HIJOS Y QUE ASPIRA A QUE NO SE LE DISCRIMINE POR SU AGNOSTICISMO.

La dimensión religiosa del ser humano está fuera de discusión, pero la intromisión de la jerarquía catolicista en la escuela pública es algo dramático y despreciable. ¡POR FAVOR, OS SUPLICO QUE DEJEIS LA ESCUELA PUBLICA PARA COSAS SERIAS... ya tenéis vuestros templos para evangelizar!

Subir - Inicio - Volver a Artículos