Milano    
La Web del Milano

Los asuntillos de un homo sapiens venido a menos y acostumbrao

Inicio / Utilidades

> Cuestiones personales

- Tallas de madera
- Dibujos Oníricos
- Relojes de Sol
- Cuchillos
- Libros publicados
- Artículos
- Reflexiones
- Relatos breves
- Testamento vital
- Mis galerías fotográficas
- Anillo virtual milan2.es
- Mientras cenaban
- Genealogía de Álvaro y Alejandro
- Mosaico de amigos

El Blog del Milano

San Fernando

Ceuta

Pólvoras

Contactos en:

milanlomo@milan2.es
Perfil Facebook
Perfil Twitter

Inicio > Artículos > A los profesores de la enseñanza pública

A los profesores de la enseñanza pública

Miguel Ángel López Moreno
Publicado en Diario de Cádiz, 23 Marzo 1999

Inicio - Volver a Artículos
 

Hace pocos días los obispos Cañizares y Dorado, que participan en el 2º Congreso Andaluz de la Educación Religiosa, han invitado a los profesores católicos a “implicarse en la evangelización de los alumnos aunque no sean profesores de religión”. Indicaron además que esta implicación debe efectuarse tanto en colegios públicos como privados.

Ante esta invitación me gustaría recordar que vosotros, profesores católicos o profesores a secas, que trabajáis en la enseñanza pública, sois los garantes últimos de una enseñanza igual para todos y garantes de la libertad de conciencia de los alumnos. Sois vosotros los que debéis enseñar a nuestros hijos a pensar, razonar y reflexionar con libertad desde la posesión de una información plural y objetiva; una información en la que no se difundan creencias que limiten u orienten tendenciosamente esa información.

Tenéis el encargo de formar mentes libres y no cautivas. Si alguno de vosotros fomenta el uniformismo confesional o ideológico, como pretenden los obispos cuando dicen que hay que “clarificar y afrontar la educación católica y la evangelización en las escuelas”, estaréis corrompiendo la esencia de vuestra profesión, porque la enseñanza plural que pretendemos no debe ser obediente a credos o ideologías partidarias.

Si queremos proponer que el uso de la razón y la observación empírica sean las fuentes válidas del conocimiento, flaco favor haríamos a nuestros hijos si presentamos visiones mítico-religiosas del mundo como fuente alternativa para adquirir conocimientos sobre los que construir la reflexión.

Queridos profesores, católicos o no, en vuestras manos está impregnar a los alumnos del respeto a lo plural como base fundamental de la tolerancia. Por el contrario, si proponéis a nuestros hijos un determinismo confesional o ideológico como una verdad sagrada e incontestable, podéis estar sembrando el germen de la intolerancia. Los que se arrogan el monopolio esencial de la verdad (por cierto, los católicos la dicen tener) suelen ubicar al resto del personal en el error y esa es una monumental falta de respeto a los valores del pluralismo democrático que tanto trabajo ha costado conquistar.

Las personas, o cualquier asociación confesional o ideológica, tienen derecho a realizar proselitismo de sus ideas o credos. Pero en cualquier país civilizado el ejercicio de un derecho está limitado por el ejercicio de otro. Por eso, pretender utilizar la docencia pública de manera partidista entra en contradicción con el respeto que merecen todos. El proselitismo de los credos es libre y está amparado cuando se ejerce en el seno de la familia, y posteriormente en las iglesias, sinagogas, mezquitas, etc. pretender ejercer ese derecho en la enseñanza pública es un descarado abuso y ya es hora de decirlo abiertamente.

Queridos profesores, sois la garantía de los futuros hombres y mujeres libres. No deberíais decepcionarnos.

Subir - Inicio - Volver a Artículos