Milano    
La Web del Milano

Los asuntillos de un hombre venido a menos y acostumbrado

Inicio / Utilidades

Cuestiones personales

- Tallas de madera
- Dibujos Oníricos
- Relojes de Sol
- Cuchillos
- Libros publicados
- Artículos
- Reflexiones
- Relatos breves
- Testamento vital
- Mis galerías fotográficas
- Anillo virtual milan2.es
- Mientras cenaban
- Genealogía de Álvaro y Alejandro
- Mosaico de amigos

El Blog del Milano

San Fernando

Ceuta

Pólvoras

Contactos en:

milanlomo@milan2.es
Perfil Facebook
Perfil Twitter

Inicio > Reflexiones > Sobre el Islam y Occidente

Sobre el Islam y Occidente

Miguel Ángel López Moreno, 1991

El Occidente de tradición Judeo-Cristiana supo eliminar a los dioses del centro del universo y poner en su lugar al propio hombre. Fue una de las bases del humanismo y del racionalismo. Este cambio, que se inicia durante el Renacimiento (aunque los griegos lo inventaron un par de miles de años antes) y que continua actualmente, fue la piedra angular del progreso intelectual y espiritual del hombre de Occidente. Progreso que estuvo colapsado, obstaculizado y maniatado por la Iglesia durante muchos siglos de oscurantismo. Es doblemente meritorio el esfuerzo desplegado por los hombres en contra del corsé eclesial que mantenía doblegadas las ideas –eppur si muove-... entre otras cosas porque les iba la vida en el intento. Pero lo racional supo encontrar el camino, y hoy día Occidente es lo que es, y es como es, no gracias a la Iglesia, sino a pesar de la Iglesia. Pero las culturas islamistas no han sabido –o no han podido- desarrollar una sociedad al margen de su religión.

Hoy (1991) estamos observando, una vez más, el enfrentamiento de las dos culturas derivadas de las religiones dominantes. Enfrentamiento que se da de manera recurrente a lo largo de la historia... la Conquista-Reconquista de España, las Cruzadas, las luchas contra "El Turco"... pero hoy día el abismo que existe entre el Occidente Cristiano y el Mundo Islámico es mayor porque está ensanchado por cuestiones de dignidad: los pueblos islamistas se sienten humillados por el occidente que los colonizó y explotó sin misericordia, y que aún hoy día los subyuga económicamente.

Asistimos a un choque de culturas y concepciones de la vida separadas por varios siglos. En el Islam, Alá sigue estando en el centro del Universo. No han sabido desplazarle y las consecuencias de esto (en un suma y sigue a la explotación post­colonial) son un pueblo incapaz de organizar su bienestar material. Mientras el Corán sea fuente de legislación estarán estancados en el tiempo y será el lastre que les impida acercarse al nivel de vida material de occidente (con todas sus miserias, mentiras, injusticias y locuras, pero envidiables). Solo los países islámicos que han adoptado la praxis económica basada en modelos de occidente han sido capaces de orientar su riqueza potencial... frente a estos, los países pobres se han volcado, con resignación típicamente cristiana, en un Integrismo Islámico que les eleva de las miserias de esta vida para esperar todo el bienestar en la otra. Los que permiten esta mentira en los pueblos y los que fomentan este modo servil de vida en los hombres merecen poca consideración ante el más simple de los análisis. Y estas mismísimas palabras, esta misma reflexión, debe aplicarse a la Iglesia Católica... por eso, la Guerra del Golfo, ha generado algunas reflexiones sobre religión.

Son las siguientes…