Milano    
La Web del Milano

Los asuntillos de un hombre venido a menos y acostumbrado

Inicio / Utilidades

Cuestiones personales

- Tallas de madera
- Dibujos Oníricos
- Relojes de Sol
- Cuchillos
- Libros publicados
- Artículos
- Reflexiones
- Relatos breves
- Testamento vital
- Mis galerías fotográficas
- Anillo virtual milan2.es
- Mientras cenaban
- Genealogía de Álvaro y Alejandro
- Mosaico de amigos

El Blog del Milano

San Fernando

Ceuta

Pólvoras

Contactos en:

milanlomo@milan2.es
Perfil Facebook
Perfil Twitter

Inicio > Reflexiones > Llaves de la salvación eterna

Llaves de la salvación eterna
Miguel Ángel López Moreno, 1989


La Iglesia Catolicista no se resigna a perder cuotas de poder temporal porque mantener el poder conquistado a lo largo de 2000 años de historia es su primera razón de ser. Si repasamos esa historia se puede comprobar que jamás ha existido una organización con mayor vocación de poder que la Iglesia. El poder ejercido por la estructura eclesial, en lo político y en el aspecto espiritual, siempre ha sido envidiado por los gobernantes. La capacidad de manipular pueblos, sociedades y hasta naciones fue total porque la Iglesia supo reservarse LAS LLAVES DE LA SALVACIÓN Y CONDENACIÓN ETERNAS según su propio y peculiar criterio... por cierto, un criterio siempre cambiante según las necesidades históricas. La asunción por parte de la Iglesia de ese terrible poder de decisión puso en sus manos el mayor medio de manipulación que los hombres han creado.

Pero las sociedades modernas aprendieron a escapar del nefasto chantaje espiritual que planteaba la jerarquía catolicista: OBEDIENCIA ABSOLUTA A LOS DOGMAS DE LA IGLESIA O CONDENACION ETERNA. Hoy, las naciones ya no son sociedades construidas en torno a teocracias más o menos veladas. Desde la Revolución Francesa los hombres están aprendiendo a organizarse en estados laicos, afortunadamente, donde el poder de la estructura eclesiástica tiene cada vez menos resonancia... porque, al mismo tiempo, los hombres están aprendiendo a vivir sin la asistencia de los dioses, cosa que los griegos comenzaron a hacer quinientos años antes de Cristo.

Por eso cuando vemos la indignación de la Conferencia Episcopal Española ante la Campaña a Favor del Uso de Preservativos (se desarrolló como medida para frenar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual en el invierno de 1990) lo lógico es pensar en el descaro absoluto que demuestra tal jerarquía. Las consideraciones morales que argumentan contra el condón no son más que la frustración por ver cercenada una de sus parcelas de poder favoritas: La manipulación del sexo como argumento de dominación.

Dice la Conferencia Episcopal Española (que es la Jerarquía de la Iglesia y que demuestra una permanente vocación de ser un poder paralelo al estado) de la "manipulación social" que supone la campaña aludida y se olvidan de que la manipulación absoluta de los individuos es la forma que la Iglesia tiene de mantener el poder sobre estos. Y no se caracteriza precisamente por tolerar posturas que no sean coincidentes con las suyas porque, a lo largo de su historia, ha impuesto sus modelos de comportamientos obedientes utilizando argumentos y fuerza. Dicho de otro modo, ha ejercido un poder asfisiante.

Subir - Volver