Milano    
La Web del Milano

Los asuntillos de un hombre venido a menos y acostumbrado

Inicio / Utilidades

Cuestiones personales

- Tallas de madera
- Dibujos Oníricos
- Relojes de Sol
- Cuchillos
- Libros publicados
- Artículos
- Reflexiones
- Relatos breves
- Testamento vital
- Mis galerías fotográficas
- Anillo virtual milan2.es
- Mientras cenaban
- Genealogía de Álvaro y Alejandro
- Mosaico de amigos

El Blog del Milano

San Fernando

Ceuta

Pólvoras

Contactos en:

milanlomo@milan2.es
Perfil Facebook
Perfil Twitter

Inicio > Reflexiones > Unión de los contrarios: Monoteísmo, diosas e idolatría

La unión de los contrarios:
Monoteísmo, diosas e idolatría

Miguel Ángel López Moreno, 1989


El sincretismo cristiano lleva a deificar entidades femeninas siguiendo tradiciones tan antiguas que enraizan en las creencias mágicas del mesolítico. De esta manera se identificaban divinidades femeninas con la Fertilidad de la Tierra que daba las primeras cosechas y con la Fertilidad de la Madre que proporcionaba continuidad a la tribu. La tradición continua por Innana-Ishtar (Astarté) en Sumer, Isis en Egipto, Afrodita y Atenea en Grecia, Venus y Ceres en Roma, hasta en el México Azteca encontramos a Coatlicué. Todas ellas diosas que gobiernan parcelas del mundo. El cristianismo, y más tarde su opción catolicista, adoptaron a la madre biológica de Jesús -declarada virgen a pesar de su maternidad por mayoría simple de votos concilares- como la diosa que de hecho encarna los atributos tradicionales en este tipo de divinidades.

Pero lo aberrante de esta deificación está en el hecho de que las mil advocaciones de la Virgen se entroncan con la más dura idolatría. El indiscriminado culto a las imágenes de la Virgen (que, por cierto, pululan por doquier, en cantidades asombrosas con el beneplácito explícito del propio Papa), es difícilmente explicable desde un dogma monoteísta... y sin embargo ahí están como un monumento a la contradicción de la Iglesia Catolicista.


Subir - Volver