Milano    
La Web del Milano

Los asuntillos de un hombre venido a menos y acostumbrado

Inicio / Utilidades

Cuestiones personales

- Tallas de madera
- Dibujos Oníricos
- Relojes de Sol
- Cuchillos
- Libros publicados
- Artículos
- Reflexiones
- Relatos breves
- Testamento vital
- Mis galerías fotográficas
- Anillo virtual milan2.es
- Mientras cenaban
- Genealogía de Álvaro y Alejandro
- Mosaico de amigos

El Blog del Milano

San Fernando

Ceuta

Pólvoras

Contactos en:

milanlomo@milan2.es
Perfil Facebook
Perfil Twitter

Inicio > Reflexiones > Unión de los contrarios: Dios omnipotente y malvado

La unión de los contrarios:
Dios omnipotente y malvado

Miguel Ángel López Moreno, 1989


La presencia del MAL en el universo definido por un dios OMNIPOTENTE, como el cristiano, es una de las cuestiones pendientes que el Cristianismo no ha resuelto de manera convincente hasta el momento. La presencia del MAL en la mitología cristiana es fundamental para su propia definición porque sin el MAL, es decir, sin el pecado, no tiene sentido la muerte de Cristo y sin ella no habría religión. Pero al mismo tiempo (y aquí radica la contradicción) definen un dios OMNIPOTENTE, que es representación del BIEN por encima de todo, pero permite el MAL (el Pecado) hasta el punto de que llega a morir por su culpa.

Repugna a las mentes racionales que siendo un dios OMNIPOTENTE y MISERICORDIOSO permita la presencia y la influencia del MAL entre los hombres de manera que estos quedan condenados a tormentos insufribles por toda la eternidad. Dios crea criaturas para ser condenadas sin posibilidad de salvación porque este dios cristiano es también ETERNO y conoce desde el principio de los tiempos cuantas de sus criaturas se condenarán al final de su vida. Esta consideración de dios no es nada misericordiosa y, por supuesto, anula de un plumazo el libre albedrío del ser humano.

A lo largo de la historia la Iglesia ha dado muchas interpretaciones a estas cuestiones (que no son nuevas). Creo que el simple planteamiento reduce a meras elucubraciones (léase: malabares dialécticos) cualquier respuesta de la parte interesada.

Los griegos eran muy dados a plantear dilemas lógicos. Uno de ellos decía así:

¿Qué ocurre cuando una fuerza incontenible choca contra un objeto inamovible?

El truco de la cuestión está en la propia definición. Si aceptamos la existencia de una fuerza incontenible no podemos aceptar, al mismo tiempo, la presencia de un objeto inamovible porque ambos no pueden existir simultáneamente...

...del mismo modo no podemos aceptar que un dios omnipotente y bondadoso coexista con el mal y con la libertad del hombre como pretende imponer la iglesia.


Subir - Volver